VII Festival Internacional de Cine Fantástico de Torremolinos, sexta jornada, cortometrajes a concurso.

Día 6

29/03/19

Llegó el esperado día, no hay Festival de Cine que se precie sin su obligado espacio para los cortometrajes, algo que siempre ha sido una asignatura obligatoria para Miguel Pedraza y su equipo, a lo largo de estas siete ediciones, algo que eleva indiscutiblemente el nivel de calidad del evento.

Poco podían imaginar los más optimistas, la jornada memorable que estábamos a punto de presenciar, con un nivelazo tremendo en los títulos escogidos, entre más de 2000 propuestas recibidas por la organización, con alrededor de 60 nacionalidades presentes, que incluso en la mayoría de títulos patrios, hay que reconocer el buen criterio de David Pedraza y Adrián Sánchez, a la hora de seleccionar los finalmente proyectados.

Para mañana sábado, se multiplican las ofertas, con bastantes más sesiones, que al igual que el domingo, pondrán el broche final a un certamen que cabalga firme contra los elementos, consciente de sus limitaciones pero sin ningún complejo, lo cual es siempre digno de ser señalado.

De todos los horarios y eventos tenéis más información en las redes sociales, con especial mención a la cuidad página de Facebook del Festival, así como en la web, de la cual os dejamos enlace:


http://www.torremolinosfantastico.com

Cortometrajes

‘Draw Your Gun’ de Wouter Jansen, Holanda. Cuidado y convincente Western, que mima las claves del género, con alguna dosis extra de atrevimiento. El parecido del sheriff  protagonista con Lee Van Cleef no parece casualidad. Recomendable.


‘Match’ de Tony Villazán, España. Un hombre despierta encerrado en un WC, mientras recupera la consciencia, empieza a indagar los motivos de tal situación. Un trabajo algo extenso pero interesante, pese a que no ofrece una conclusión a la altura de su desarrollo.


‘Fils’ de Neshvad Cyrus, Luxemburgo. A raíz del accidente de su hijo, un hombre comienza a sufrir sucesos paranormales, en su trabajo como celador de institución mental. Buena factura y algún que otro susto genuino, mejora con sus conclusiones pese a la frialdad narrativa.


‘Lost Face’ de Sean Meehan, Canadá. Brillante Western Indio, con un trabajo técnico e interpretativo deslumbrantes, mantiene el interés todo su metraje y deja poso.


‘Pacgirl’ de Jaime Peña García, Iberoamérica. Una niña hiperactiva, su relación con el videojuego PacMan, y las soluciones a dicha situación, son la base de este cortometraje con más voluntad que resultados, demasiado débil en su exposición.


‘Evil’ de Jose Vega, España. La televisiva Dafne Fernández protagoniza la clásica historia nocturna, en un solo escenario, donde se repiten todos los tópicos del género de terror sin ningún atisbo de originalidad.


‘Miedos’ de Germán Sancho, España. Bajo los clásicos mecanismos del miedo, se esconde una necesaria reflexión sobre un horror tan real como es el Alzheimer. 


‘9 Pasos’ de Marisa Crespo Abril y Moisés Romera, España. Un niño con miedo al pasillo oscuro de casa, su padre intentando convencerlo. Pulsiona con habilidad los mecanismos de ese terror nocturno infantil, está bien rodado y resulta creíble.


‘Hope in a Box’ de Mick Down, Reino Unido. Un hombre y una mujer aparecen maniatados en una caja, e intentan lo indecible para liberarse. De tono amable, resulta tan simpático como olvidable.


‘Nouvelle Cuisine’ de Manuel Reyes, España. El cine de animación siempre parte con ventaja, es algo previsible, pero la historia de este chef parisino, al servicio de una plaga de zombies, resulta entrañable.


‘Nini’ de Álvaro Sanz Pascual, España. Con gran sentido del humor, y enorme desparpajo, dos abuelas debaten sobre las nuevas tecnologías, los hijos que ni estudian ni trabajan, y la vida en general. Muy divertido, todo un hallazgo.


‘El Buen Hijo’ de Pablo De Vila y Juan Francisco Ferre García, España. Tan breve como eficaz, una buena idea en un suspiro.


‘Downunder’ de Fernando González, Iberoamérica. A grandes rasgos, la historia de este depredador de identidades, con formato de road movie muy influenciado por la cultura USA, es todo lo que un cortometraje debería ser, al menos entendido como fantasía de ficción. Cierto que resulta algo basto, pero eso no limita sus virtudes. 


‘Ice’ de Anna Hints, Finlandia. Un padre y un hijo transitan en su coche por una interminable carretera helada. Un trabajo lento, que trasmite el frío de sus protagonistas, y ese viaje por el purgatorio con escasa empatía. 


‘Hay Algo en la Oscuridad’ de Fran Casanova, España. Una casa en las afueras, una niña que se queda sola, el miedo a lo que hay debajo de la cama, al  armario que se abre, ese escenario único y mejores intenciones que resultados, destaca su elegante trabajo de dirección.


‘El Viatje’ de Alberto Evangelio, España. Una road movie castiza algo confusa, que mezcla temas sociales de actualidad, con vacíos temporales. Dura demasiado y no convence en sus explicaciones. 


‘Clitckbait’ de Carlos Meléndez, México. Las nuevas tecnologías bien aplicadas a una historia de terror espeluznante y cercana, con las snuff movies como telón de fondo, en forma de endemoniada cadena maldita. Muy bien realizado y bastante convincente.


‘Rewind’ de Reubén Pérez-Barrena, España. Ambientado en los 80, con tono Slasher y  música y fotografía adecuados a tal efecto, solo el  giro final la aleja de un homenaje más celebrado. 


‘Centrifugado’ de Mireia Noguera, España. Lo que una madre hace por su hijo, roza incluso el poner en riesgo la propia integridad. Mireia Noguera la da la vuelta a la historia, y te noquea con convicción y buenos argumentos.


‘Black Eyed Child’ de Tony Morales, España. Demasiados clichés del cine de terror para un trabajo tan oscuro como repetitivo.


‘Goodnight, Gracie’ de Stellan Kendrick, EEUU. Demasiado breve para consumar los detalles Gore que apunta, como crítica a la fe religiosa tampoco es concreto. Buena factura y poco más.


‘Un Día en el Parque’ de Diego Porral, España. Distopía animada, que pone de manifiesto aquello que nuestros mayores suelen expresar, cuando rememoran ese tiempo pasado, que bajo el filtro de la nostalgia siempre fue mejor. Muy recomendable y bien realizado.


‘Megazoe’ de Marc Oller, España. Trabajo dinámico, muy entusiasta, algo memo y sin demasiado sentido del ridículo, pero con un cuidado espíritu pop, los actores se la creen, en ese chico (con alergia a los robots), conoce a chica (biónica), que resulta tan aparente como simpática.


‘Verde Pistacho’ de Paco Clavero, España. La televisiva Melani Olivares, protagoniza esta agradable marcianada, contada en clave de humor, sin aspavientos, con un tono ligero y sin ninguna pretensión más allá del mero entretenimiento.

You may also like...