Un niño norteamericano salva la vida gracias a Vegeta

Para que despues digan que ver dibujos animados no sirve para nada. Que se lo digan a Andrew, un niño de 11 años de  Phoenix que se encontraba jugando con un amigo y si escopeta de aire comprimido. Si, niños con escopetas, una locura pero os recuerdo que hablamos de Estados Unidos. Los dos niños estaban disparando contra un coche abandonado sin saber que su interior había sido elegido por una colonia de abejas para construir su hogar.

Imaginaros, un engambre cabreado y un niño con mas de 400 picotazos, una dosis letal y un dolor insoportable que hubiera derrotado al hombre mas fuerte, pero Andrew consiguió aguantar. Cuando se despertó en el hospital contó como lo había hecho.

“Soy Andrew, pero me puedes llamar Vegeta” 

Al parecer cuando todo ocurrió, el niño, que era fan de el anime DragonBall Z y mas concrétamente del personaje Vegeta, se enfrentó al dolor como lo haría su héroe, usando el poder mental total y esa concentración le dio ese hilo de esperanza para conseguir llegar al hospital y sobrevivir.

You may also like...