Roma, de Alfonso Cuarón. Solo para Gourmets del Séptimo Arte.

La presencia de los directores mexicanos en el panorama internacional, se ha intensificado con la entrada del nuevo milenio de una forma apabullante, gracias a la calidad de un trabajo innovador y adecuado, que configura una corriente propia de entusiasmo y notable capacidad en sus producciones.

De entre aquellos pioneros en sentar cátedra en la propia Meca del Cine, se encuentra Alfonso Cuarón, un realizador de escasa filmografía, pero incuestionable pulso tras la cámara, capaz de presentar envidiables ejercicios de estilo como ‘Gravity’, o anteriormente, ‘Hijos de los hombres’, aquel feroz y contundente tratado distópico, situado a la altura de las mejores piezas del género.

Movido seguramente por el convulso momento social y político actual, Cuarón regresa a casa, cruzando esa polémica frontera norteamericana, para indagar sobre sus raíces, a través de un relato autobiográfico ambientado en los años 70 del siglo pasado, y situado en el peculiar barrio mexicano de clase media que da nombre al título.

Asumiendo labores de autor total, el realizador mexicano retrocede varios peldaños hacia el terreno independiente, como ya hiciera con ‘Y tu Mamá también’, para así poder emerger triunfante con un producto genuino, el cual presenta asumiendo prácticamente todas las facetas de la producción, entre las que destaca su trabajo de fotografía, plasmado en glorioso B/N, o un montaje nutrido por una prodigiosa puesta en escena.

Es así, como esta cuidada pieza de realismo crece desde la humildad, y un aspecto visual impecable, con un marcado tono nostálgico, pero que nunca resulta autocomplaciente, que se las arregla para presentar los conflictos, pero sin tomar partido en ellos, alcanzando finalmente esa forma narrativa pura, a la que suelen aspirar los autores desde los orígenes del celuloide.

Imposible pasar por alto el descubrimiento de Yalitza Aparicio, contenida y absolutamente creíble, punta de lanza de un reparto implicado en una causa argumental tan humilde como eficaz, que recuerda aquello que el maestro Woody Allen reservó para ‘Match Point’, una de sus mejores obras, sobre la propia esencia de la vida, el azar, y como debe asustarnos pensar cuantas cosas escapan a nuestro control.

Finalmente, ‘Roma’ no satisfará a aquellos consumidores de productos manufacturados, este es un tipo de cine vivo, humilde, que respira y late de forma abrumadora, y con el que resulta muy difícil empatizar, si uno se distrae hundiendo el brazo en el dichoso cubo de palomitas rancias, para el resto, aquellos que se consideren gourmets del Séptimo Arte, el film de Alfonso Cuarón, con un buen puñado de escenas tan deslumbrantes como imborrables, representa uno de los triunfos cinematográficos más notables de los últimos tiempos.

Nota: ‘Roma’ solo se ha estrenado en 5 cines de España, (pronto estará disponible en Netflix), en uno de ellos, nuestro querido e incomparable Cine Albéniz malagueño, es donde un afortunado servidor ha podido disfrutarla.

 

Etiquetas

You may also like...