Reseña VIENEN CUANDO HACE FRÍO, de Carlos Sisí (Insólita, 2017)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

La crisis económica azota Estados Unidos. Joe Harper acaba de perder su empleo y, con el poco dinero que le queda, decide abandonar Baltimore y mudarse a la cabaña que su abuelo, el mítico Cerón Harper, le dejó en herencia cerca de Sulphur Creek, en las montañas de Canadá. Es un lugar remoto y aislado, ideal para vivir con poco dinero mientras espera a que todo mejore.

La cabaña está prácticamente en ruinas, pero Joe no se desanima. Reconvertido en pionero, arregla el tejado, repara con tablones el porche y consigue hacerla habitable. Casi enfebrecido por el cansancio, se siente vivo.

Para su sorpresa, pronto descubre que Sulphur Creek se vacía durante los duros meses de invierno. Con cualquier excusa, los lugareños abandonan el pueblo temporalmente. Un hecho curioso, que Joe atribuye a las extremas temperaturas, pero que parece adquirir otro significado cuando uno de sus vecinos le advierte: «No pase aquí el invierno. Ellos vienen. Vienen cuando hace frío».

Hay que hablar claro desde el principio: Vienen cuando hace frío podría ser la novela más “Stephen King” de Carlos Sisí, detalle un tanto chocante a priori (sobre todo después de dejar su impronta sobre el apocalipsis zombie, la ciencia ficción y los fenómenos paranormales) pero que por otra parte me parece que, al menos una vez en la vida, un escritor tiene que mostrar sus influencias más directas…y en este caso en particular se nota la sombra del de Maine más que nunca.

Lo que más me atrae de este tipo de historias es el factor claustrofóbico y para la ocasión el escritor malagueño se nutre de varios recursos para transmitir esa sensación de tensión y aislamiento que nos pone la piel de gallina y que tanto nos gusta a los lectores de género terror/fantástico.

Tenemos a un protagonista principal excelentemente bien radiografiado llamado Joe Harper, en el cual encontramos una imponente duplicidad en la naturaleza de sus actos que crea una fuerte conexión con el lector que se pondrá en su piel conforme avanzamos en la lectura; mencionar también a un pequeño elenco de personajes secundarios limitado pero muy efectivo, sujetos que nos darán más de una sorpresa a lo largo de la narración.

Para la ocasión me he encontrado a un escritor que intenta probar cosas nuevas dentro de su estilo; algunos lo llamarían evolución pero yo prefiero quedarme con la idea de que Sisí se lo ha pasado en grande escribiendo esta gélida trama donde ha querido tocar otras facetas dentro del fantástico y eso es de resaltar de manera muy satisfactoria.

Para finalizar este aspecto (y sin desvelar nada importante de la trama) sólo decir que no se trata de una novela de terror tópica, sino que intenta ir un poco más allá incluyendo un par de giros argumentales que volará la cabeza a más de uno.

Por otro lado veo un desequilibrio en el libro, característica que ya he notado en otras obras del escritor malagueño; por una parte hay pasajes muy repetitivos que prácticamente no aportan nada a la historia amén de una falta de explicación para cerrar la trama como Dios manda, incluyendo lamentablemente uno de esos finales un tanto apresurado que resta credibilidad al producto final.

A pesar de estos puntos mejorables que acabo de mencionar (todo bajo el prisma de este humilde lector), se trata de una novela de terror sobrenatural que prácticamente se lee sola, así que si buscáis una historia que os agarre y no os suelte hasta su final no lo dudéis y haceros con ella.

Etiquetas

You may also like...