Reseña La Visión. Visiones del futuro

 

La que hay liada con la publicación de esta serie no es precisamente pequeña. En varios foros de internet, especialmente en grupos de facebook, ha corrido como la pólvora la sensación de que esta obra debía estar en todas y cada una de las estanterías de los aficionados al comic de este país, hasta el punto de que algunos han tenido que dar más vueltas de las esperadas para comprarlo. Y no sé si hay que exagerar tanto, pero desde luego, estamos ante algo por lo menos diferente. Pero vayamos poco a poco.

En los últimos años, obras como Ojo de Halcón de Matt Fraction, con el dibujo de David Aja, el Daredevil de Mark Waid contando con dibujantes como Chris Samnee, Paolo Rivera o Marcos Martín entre otros, o el Silver Surfer de Dan Slott y Mike Allred, han demostrado que hay otra manera de contar historias de superhéroes. Sin dejar completamente de lado la épica, pueden narrarse historias más “pequeñas”, centradas en aspectos diferentes de los personajes, y utilizando una narración gráfica novedosa, que se atreve con técnicas o estilos distintos, un tanto “indie” si se quiere utilizar el término, pero que en conjunto han supuesto un soplo de aire fresco en el comic americano. Los premios recibidos por algunas de estas obras avalan al menos esta apuesta.

hyvtlsd

Y quizá por eso la nueva colección de La Visión ha llamado la atención de la manera que antes os comentaba. Resulta curioso que siendo un personaje clásico de la editorial en general y de los Vengadores en particular (apareció por primera vez en el número 57 de la colección del grupo, allá por el año 1968), no ha tenido en muchas ocasiones cabeceras propias que hayan durado bastante tiempo. Pero qué duda cabe que la actual colección es un buen ejemplo de lo que puede hacer un equipo creativo en estado de gracia, aunque les den un personaje poco afortunado en su carrera editorial, o al menos poco acostumbrado a tener título en solitario.

Si bien es cierto que muy probablemente, el hecho de la reciente aparición del personaje en el Universo Cinematográfico de Marvel, tanto en la segunda parte de los Vengadores como en la tercera entrega del Capitán América, hace que la Visión pueda contar con un mayor tirón entre los nuevos fans. Y con buena idea, Marvel ha querido aprovechar dicho empujoncito.

Para ello nos presentan una historia en la que La Visión actúa como enlace entre el Gobierno de los USA y los Vengadores, si bien esa no es la parte principal de la trama. Volviendo a lo comentado anteriormente, esta nueva corriente que permite centrarse en aspectos diferentes de los personajes, nos propone una premisa llamativa, y es que podremos ser testigos de la vida familiar de La Visión. ¿Cómo, que no os habéis enterado? Sí, que ahora La Visión tiene una mujer y dos hijos gemelos. Y no me preguntéis de dónde han salido, porque eso está por ver, aunque basta decir que a sus camaradas vengadores les chirría tanto como a nosotros. Además, como cualquier familia en un barrio residencial americano, tienen sus vecinos, deben lidiar con los hijos coñazo de éstos, etc. A su manera, claro.

asaamjq

Y al igual que en las series de esta nueva corriente que antes enumeraba, no solo la premisa de partida es diferente, sino las tramas a desarrollarse también lo serán, de tal manera que no sabría deciros si estamos ante un comic de superhéroes, uno costumbrista narrando las desventuras de una familia que se encuentra fuera de sitio en su nuevo lugar de residencia, o un episodio de Más allá de la realidad con toques un tanto siniestros. Porque en los primeros 6 números de esta colección, se van sucediendo hechos que nos pondrán en alerta, pero aún no tenemos muy claras las motivaciones de ninguno de los miembros de la familia, y en cualquier caso, ni la propia Visión se comporta como teóricamente lo debería hacer un vengador al uso. Y para ello, el trabajo de Tom King es indispensable. Los giros argumentales, los diálogos entre los miembros de la familia, cargados a veces de ironía y de mala leche como solo pueden destilar dos androides (sintezoides, perdón) conversando, pero dos sintezoides que no sabes qué se tienen entre manos… La pena es que el trabajo de Tom King para nosotros tiene ya fecha de caducidad, y es que el número 12 de la colección será el último en el que trabaje con la Visión y los suyos, dado que ha firmado un contrato en exclusividad con DC.

En lo que al apartado gráfico se refiere, y volviendo a lo comentado antes, se busca innovar con un estilo de dibujo diferente, sencillo tal vez, pero precisamente por esa sencillez el español Gabriel Hernández Walta logra algo nada fácil, y es que eleva hasta tal punto la narrativa del comic que si omitiésemos los textos, seguiría siendo una obra perfectamente comprensible. Probad a echar un vistazo al trabajo de Gabriel sin incluir los bocadillos con los diálogos, y veréis como podéis seguir la trama en muchos casos. Además, el diseño de los personajes, calcado entre los diferentes miembros de la familia pero con sus respectivas características que los diferencian entre sí, da qué pensar en qué demonios estaba pensando la Visión cuando se metió en este berenjenal. Y las reacciones de la madre de “familia”, Virginia, reflejadas en su rostro ante algunas de las cosas que ocurren… espeluznante es quedarse corto.

Y no podemos obviar el trabajo de Jordie Bellaire en lo que al color se refiere, porque gracias a ella, los miembros de la familia dan si cabe más repelús, por si no nos había quedado claro de que ellos no son “normales”.

Así que parece que sí, que si la obra ha generado tanta expectación es porque merece la pena, al menos hasta el número 12 donde Tom King dejará la colección. Pero prefiero no preocuparme ahora por eso. Me mosquea más lo que acontecerá en el segundo tomo que se publique de la colección en nuestro país, dentro de unos meses que se nos harán bastante largos.

JESÚS DE LA FUENTE

Etiquetas

You may also like...