Reseña En sus Manos de Jessica López

Siempre es una alegría ver que alguien conocido consigue publicar un libro, pero si esa persona resulta ser una de las mejores amigas de tu hermana y encima es de tu pueblo… la alegría es doble. Aunque reseñar el libro de alguien cercano se convierte en un reto intentando ser objetivo desde todos los prismas.

Conozco a Jessica desde que ésta tendría unos nueve años, muy hippie ella se iba con mi hermana a hacer malabares de fuego. Y me alegra ver la evolución como persona que ha tenido en una mujer con la cabeza muy bien amueblada.

Me contó en cierta ocasión que estaba escribiendo y le avisé sobre ciertas editoriales tóxicas que todos conocemos (o al menos a los de dentro del mundillo reseñil nos suenan las campanas) y encontró una que se adecuaba al género que había escrito: romántico/erótico.

He de decir también que no es mi género favorito, ni siquiera es uno que suela leer salvo de vez en cuando, o como con las CSDG que me lo leí para poder discutir con mis amistades cercanas de su poca calidad literaria (y sólo porque me decían que sin leerlo no lo podía criticar).

Jessica nos presenta una novela que aún cayendo en algún tópico, tiene unos personajes bien definidos que la hacen creíble.

Aina Torres es una joven que acaba de separarse de su novio Marcos, a quien pilla en el lecho con otra fémina. Junto con su alocada amiga Núria deciden poner tierra de por medio e ir a Estados Unidos donde trabaja Alex, el hermano de Aina. Allí coincide con Ian Knox, aunque antes había coincidido con él en un club selecto y la tensión sexual entre ellos desde entonces es palpable.

Knox es uno de los socios de la empresa de Alex, así que Aina no puede evitar el tener que encontrarse con él. Éste es guapo, joven y rico. Además tiene otros negocios como ser uno de los propietarios de un club exclusivo de intercambio de parejas llamado Enjoy! Los celos y las dobles interpretaciones harán que la efímera relación que tienen pueda irse al garete, o no. Las mujeres con las que solía “jugar” Ian harán un calvario en el día a día de Aina, Núria y sus nuevas amigas serán un pilar para ella, habrán parejas que se unan, parejas que parecía que lo tenían todo perdido pero que con el tiempo han conseguido estar juntas. Gente dividida. Y un proyecto sobre la decoración de una urbanización de la que se está encargando Alex y en las que Núria y Aina trabajarán.

Lo bueno del libro: al menos Ian Knox tiene un perfil creíble, no es viejoven y se aúna a la trama de manera formidable. El epílogo, contado desde su punto de vista me ha gustado muchísimo. La lucha de Aina por querer y no querer estar con él. Su promesa incumplida de no volver a confiar en un hombre y caer rendida a los brazos de alguien que se fijó en ella desde que la vio en una foto junto a su hermano Alex.

La lucha de falta de confianza ante un hombre atractivo que frecuentaba locales de intercambio y que es socio de uno, en sentirse poca cosa y serlo todo para él.

También ayuda que ella no sea tonta de remate y tenga cierta personalidad.

Sin embargo, no me ha gustado tanta “protección” por parte de él, tanto control. Ni que la llame Nena, aunque sea algo muy yanki.

La forma de expresarse de la protagonista… en ocasiones me resulta algo “curiosa” entiendo que sea algo que Jessica quiera transmitir, la forma de ser ante unos y ante otros. Más formal, más cercana con los que se siente cómoda. Esa familiaridad en las palabras, aunque no son expresiones que yo hubiera escogido, forman parte de esa personalidad de la protagonista.

Para ser la primera novela que publica, creo que está mejor escrita que otras que llevan cierta trayectoria o que encumbran a bestseller cuando la cacofonía de las páginas no da más que para limpiarse el trasero tras aguas mayores.

Quiero felicitar a Jessica, por esta novela y animarla a que siga escribiendo, y que se anime con otros géneros.

El libro está disponible en físico y digital.

Aída Albiar

Etiquetas

You may also like...