Reseña El Largo viaje a un pequeño planeta iracundo

NOVELA GANADORA DEL PRIX JULIA VERLANGER EN 2017. FINALISTA A LOS BRITISH FANTASY AWARDS A MEJOR AUTOR DEBUTANTE Y AL PREMIO ARTHUR C. CLARKE AL MEJOR LIBRO DE CIENCIA FICCIÓN DE 2016

Una reseña de FJ Arcos Serrano

Rosemary Harper se une a la tripulación de la Peregrina, una vieja nave tuneladora, sin saber muy bien qué esperar de su primer trabajo. Aunque la nave ha visto tiempos mejores, le ofrece un pequeño lugar al que llamar hogar durante un tiempo, algo de aventura en los confines más alejados de la galaxia y, lo que es más importante para ella, la oportunidad de dejar atrás su pasado.

La tripulación está compuesta por individuos de diferentes planetas, especies y géneros; desde Sissix, la amistosa piloto reptiliana, a Kizzy y Jenks, los ingenieros que mantienen la nave en funcionamiento; pasando por Lovey, la IA de la Peregrina. La vida a bordo es caótica, aunque bastante relajada: justo lo que Rosemary necesita.

Hasta que les ofrecen el trabajo de sus vidas: la oportunidad de construir un túnel hiperespacial a un lejano planeta. Si completan el encargo, ganarán el suficiente dinero para vivir holgadamente durante años… Pero antes deberán sobrevivir al largo viaje a través de los confines del espacio.

Sin embargo Rosemary no es la única persona a bordo con secretos que ocultar, y la tripulación pronto descubrirá que el espacio puede ser vasto, pero las naves espaciales son muy pequeñas.

Tenía unas ganas tremendas de hincarle el diente a esta novela de Becky Chambers desde que leí sobre ella hace algún tiempo en algún artículo por la red, y por fin la tenemos por aquí en castellano por cortesía de Insólita, una editorial con pocas referencias aún pero que se está ganando un cariño muy especial por parte de los lectores aficionados a la buena literatura de género (si no me creéis echadle un vistazo a sus anteriores títulos y veréis…).

Una vez finalizada la lectura de El largo viaje a un pequeño planeta iracundo me han llamado poderosamente la atención varios frentes…

Por un lado tenemos un elenco de personajes a cual más atractivo y complejo, a los que es extremadamente fácil cogerles cariño desde las primeras páginas de presentación.

Estas distintas especies trabajan todas al unísono para realizar un trabajo muy especial y que no es otro que el de permitir un fluido tráfico intergaláctico.

Hasta aquí todo bien, pero es que estamos hablando de razas inteligentes a las que la escritora les va cediendo sus particulares puntos de vista según corresponda conforme avanzamos en el libro. De esta forma asistimos a una excelente radiografía de diferentes psiques alienígenas (cada una de ellas con sus particularidades) que le sirve a la autora para dar pequeños saltos al pasado de cada uno de estos tripulantes y las relaciones que van surgiendo entre ellos…y esto, queridos lectores, es MAGIA PURA narrada a través de historias personales, repleto de matices e imponentes desarrollos que dejan con un excelente buen sabor de boca.

Permitidme que recalque esta idea ya que este catálogo de personajes es de los mejores que me he encontrado en los últimos años en un libro, así que es muy difícil expresar con palabras lo que esto ha supuesto para servidor ya que Chambers ha querido dar voz a personajes muy distintos entre sí pero que, de una forma muy especial, logran convivir entre todos dentro de la misma nave y además de una forma muy especial (tendréis que leer el libro para descubrirlo…).

Otro de los frentes que merece la pena hacer hincapié es el mundo donde se mueven nuestros personajes y en esta ocasión no iba a ser para menos, encontrándonos así con una galaxia rica en detalles y donde nos aguardará más de una sorpresa de esas que no se olvidan tan fácilmente.

Creo que con todo lo que he contado he dejado motivos de sobra para que descubráis (a quienes no la conozcan) a Becky Chambers, una de esas escritoras que estoy seguro encandilará a todo aficionado al fantástico.

En definitiva: El largo viaje a un pequeño planeta iracundo es una novela sublime que todo amante de la buena literatura debería leer y atesorar, ya que con el tiempo se convertirá en uno de esos clásicos para releer cada par de años.

Sin dudarlo, estará en mi lista de las mejores lecturas del 2018.

Etiquetas

You may also like...