Reseña El hombre de tiza, de C. J. Tudor (Plaza y Janés, 2018)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

Echando la vista atrás, todo comenzó el día del terrible accidente durante la feria, cuando Eddie, de doce años, conoció al Hombre de Tiza.

Fue el Hombre de Tiza quien le dio la idea de los dibujos: una manera de dejar mensajes secretos entre el grupo de amigos.

Fue divertido hasta que los dibujos condujeron al cuerpo sin vida de una niña.

Sucedió hace treinta años y Ed pensaba que todo había quedado olvidado.

Sin embargo, recibe una carta que contiene solo dos cosas: una tiza y el dibujo de un muñeco.

La historia se repite y Ed se da cuenta de que el juego en realidad nunca terminó…

Ahora que ya está aquí el verano os propongo esta recomendación para leer en la playa o piscina, ya que reúne todas las características de un bestseller de calidad que os mantendrá enganchados hasta la última página.

En estas páginas hay prácticamente de todo, incluso retazos de noir, ya que nuestro protagonista principal lleva a cabo una investigación con revisitación a su pasado incluida, donde seremos testigos de excepción de viejas rencillas y misterios que ayudan a entender mejor la “oscuridad” de ciertos personajes.

La ambientación y atmósfera donde se desarrolla el grueso de la historia están muy logradas, transportándonos sin esfuerzo alguno a la década de los años 80 muy en la línea de Strangers Things. A colación de esto me ha encantado el código de dibujos de tiza que utilizan para comunicarse entre ellos o cuando uno quiere reunirse con alguno de sus amigos, dejando un serie de señales frente a la casa del otro indicándole el lugar y la urgencia (el whatsapp de hoy en día…).

Hay que decir en líneas generales que para ser una primera novela, la verdad es que no está nada mal, pero a la autora le pesa mucho la influencia de Tito King y eso se nota mucho en algunos de sus pasajes. A pesar de esto, Tudor se las arregla de manera muy satisfactoria, dando una estudiada coherencia al producto final, resolución gracias a la cual está recibiendo tan buenas alabanzas por parte de la crítica especializada (incluyendo al propio Stephen King…).

Una de las cosas que más me han gustado es que prácticamente no sabes nada hasta las últimas páginas donde se cierra todo de una manera bastante sorprendente. Ahí se nota la capacidad de la autora de hacernos dudar de todos los personajes a medida que se van

desplegando los hechos y que nosotros, como impacientes lectores, vayamos atando cabos para tratar de adivinar al advenedizo culpable.

Es cierto que la autora se toma su tiempo en alguna de las partes del libro, dando la impresión de que la trama no avanza, pero afortunadamente es un pequeño escollo que no se repite mucho durante la narración.

En definitiva: C. J. Tudor ha conseguido en su primera novela un thriller muy entretenido, e incluso original en algunos de sus aspectos, lo que es de agradecer enormemente en este tipo de género.

Etiquetas

You may also like...