Reseña Antisolar / Los Ojos Bizcos del Sol 2, de Emilio Bueso (Gigamesh, 2018)

Una reseña de FJ Arcos Serrano

Esta es la crónica de cómo viajamos hasta la cara oculta del mundo para alcanzar lo más hondo del agujero. De cómo hicimos para atravesar latitudes adonde jamás ha llegado la luz del sol, adonde la oscuridad lacera y muerde con la fuerza de los glaciares. Seguimos adentrándonos con determinación en la negrura terminal. Seremos leyenda o pasto de la mente colmena.

Hace más o menos un año se publicó por aquí mi reseña sobre Transcrepuscular, así que si estáis leyendo esto, doy por hecho que es porque habéis leído esa primera parte de la trilogía Los Ojos Bizcos del Sol, así que no descubro nada nuevo si voy diciendo que no es una obra al uso y que el autor tampoco es uno más, ya que posee uno de esos estilos que ponen nervioso a más de uno; lo que es cierto es que cualquiera de sus obras no deja indiferente a nadie, y en esta ocasión, querido amigo, no iba a ser para menos.

Al igual que en el libro previo, Gigamesh vuelve a apostar de manera muy fuerte por el autor, ofreciendo un despliegue editorial que se queda en lo siguiente: una edición limitada de 200 ejemplares (‘oro’), con ilustraciones, numerada y firmada, papel, portada y cubiertas de lujo y ‘blurbs’ cambiantes (42 euros). Luego tenemos otra tirada más larga, ‘plata’, a 32 euros (los cuales volaron en 48 horas) y más tarde, una versión extremadamente económica (2,95 euros) en libro electrónico. Y al cabo de un año, la edición en bolsillo (8 euros).

Una de las cosas que más admiro de Emilio Bueso es su capacidad de sorprender y de crear casi de la nada algo novedoso…detalle que como lector siempre agradezco.

Antisolar está narrada desde el punto de vista de uno de sus protagonistas, El Alguacil, pero encontramos para la ocasión una voz más gamberra que en su anterior entrega, imagino que influenciada en gran parte por la compañía del Trapo, uno de los personajes más carismáticos y cachondos que me he encontrado en los últimos años en literatura de género.

Volvemos a tener capítulos muy breves que ayudan a que la acción avance de manera muy trepidante, dando la sensación de que no estamos delante de una continuación sin más, sino que conforme avanzamos en la lectura del libro vamos ahondando cada vez un poco más en la profundidad de este Plan Maestro que nos tiene preparado el escritor castellonense.

Encontramos de nuevo en estas páginas un escenario muy imaginativo repleto de seres imposibles (especialmente grotescos en algunas descripciones) y se nota el esfuerzo de Bueso por incluir a los personajes en un mundo más de ciencia ficción que en Transcrepuscular, donde primaba por encima de todo una atmósfera a lo “espada y brujería” y que aquí prácticamente desaparece.

En definitiva: Antisolar ofrece una sólida estructura y un imponente cocktail que rompe esquemas desde su mismo inicio. En mi caso particular ha rebasado mis expectativas previas y sólo puedo decir que me ha resultado una experiencia simplemente acojonante, y me quedo corto.

Lo peor de todo este asunto es que hay que esperar ahora un tiempo para poder disfrutar de Subsolar, la tercera y última entrega de esta saga que está llamada a convertirse en un clásico de nuestras letras.

Etiquetas

You may also like...