survival zombie

 

survival zombie

room escape

“Dr. Strange” nos sumerge en las artes místicas

Tras la magnífica Capitán América: Civil War, la fase 3 de implantación de los personajes de Marvel Comics en el mundo cinematográfico ha continuado de forma espectacular con Doctor Strange. Este personaje, a diferencia de Iron Man o Capitán América, contaba con la desventaja de ser un gran desconocido para todos los ajenos al Universo Marvel y se debía presentar al personaje desde cero, contado su origen y explicando sus poderes y características.

A diferencia de las adaptaciones cinematográficas del Universo DC, que se sustentaba gracias al dramatismo impuesto por el talentoso Nolan y que lamentablemente se ha rendido al errático y controvertido Snyder, el Universo Marvel busca de forma consciente el blockbuster familiar, sin entrar en dramatismos ni en divagaciones filosóficas sobre la virtud y el poder ilimitado (véase Batman v Superman), y dando pinceladas de humor y guiños a los fans marvelitas.

La mayor virtud del nuevo universo cinematográfico marvelita, obviando por causas contractuales a los mutantes, es la relación que se establece entre las diferentes películas que lo conforman. La inclusión de pequeños elementos en la película sirven para que los fans tengamos la sensación de que estamos en universo coherente y con unas reglas establecidas. La inclusión de la Torre de los Vengadores o las referencias a las Gemas del Infinito unen a todas estas películas y servirán de hilo argumental a la tercera parte de Los Vengadores que promete unir en dos películas a todos los personajes de la franquicia.

Una de las fórmulas recurrentes de Stan Lee para presentar a sus personajes era la utilización de una página con no más de ocho viñetas en las que se nos cuenta de forma rápida y resumida la historia del personaje hasta que se convierte en superhéroe. El director Scott Derrickson parece inspirarse en esta fórmula, así de una manera rápida y resumida conocemos al Doctor Stephen Strange, un ambicioso neurocirujano que sufre un accidente y pierde la sensibilidad y movilidad en las manos.  Tras invertir toda su fortuna en buscar soluciones médicas para su lesión decide recurrir a un monasterio tibetano donde será instruido en la brujería y las artes místicas. En este monasterio conocerá a su instructor El Anciano, a su compañero Wong, a Mordo y, sobre todo, a la amenaza que supone el demonio Dormammu.

drstrange

Para contar el viaje personal de Stephen Strange y su transformación en el Hechicero Supremo, Scott Derrickson ha apostado sobre seguro dando el papel protagonista al magnífico y polifacético Benedict Cumberbatch que gracias a su presencia da un fuerte empaque al personaje que, quizás, en otras manos hubiera sido caricaturesco e histriónico. Nuestro “Sherlock” dota de mesura y contención al personaje, incluyendo esa dosis de ironía y humor inglés que tanto nos gusta.

drstrange02

A pesar de contar con la belleza de Rachel McAdams, que interpreta a la perfección lo que se le pide: una médica servicial, romántica y enamorada, debemos resaltar la presencia de Tilda Swinton que con su imagen andrógina consigue crear un maestro druida cargado de contradicciones y que sirve de mentor en las artes místicas a Dr. Strange. Quizás el malvado creado por Mads Mikkelsen (de la serie Hannibal) esté desaprovechado y el director optó por dar más protagonismo a Dormammu, pero lo cierto es que la trama funciona y comprendemos las motivaciones de su comportamiento.

drstrange03

Como podéis imaginar la parte técnica es impresionante. Sin adelantar tramas ni spoilers, hemos de decir que nos encontramos ante un increíble espectáculo visual que absorve todas las virtudes de Origen (Cristopher Nolan, 2010) e incorpora la visión de Aldus Huxley en Las Puertas de la Percepción. Es decir, un viaje onírico y psicotrópico que nos traslada al universo creado por Stephen Ditko para los primeros cómics protagonizados por Dr. Strange en Strange Tales.

Me gustaría señalar el increíble trabajo del compositor Michael Giacchino (Star Trek Beyond, Medal of Honor) que dota a la película de un magnífico score que nos pone los pelos de punta en muchas escenas.

Una gran película que sirve para introducir a un gran personaje en el universo cinematográfico marvelita.

Lo peor

  • Se desaprovecha el talento de Mads Mikkelsen

Lo mejor

  • Benedict Cumberbatch
  • Sus espectaculares efectos visuales
  • La banda sonora de Michael Giacchino

Doctor Strange sigue la historia del neurocirujano Stephen Strange, quien, después de un terrible accidente de tráfico, descubre el mundo oculto de las dimensiones mágicas. Adaptación del cómic creado por Stan Lee y Steve Ditko.

La película está dirigida por Scott Derrickson (Sinister, Ultimátum a la Tierra). Protagonizada por Benedict Cumberbatch (Black Mass. Estrictamente criminal, The Imitation Game (Descifrando Enigma), Sherlock TV), como Stephen Strange; Tilda Swinton (Constantine, ¡Ave, César!) como El Anciano; Rachel McAdams (Spotlight, True Detective) como Christine Palmer; Chiwetel Ejiofor (12 años de esclavitud) como Karl Mordo, Benedict Wong (Marte) como Wong y Mads Mikkelsen (Hannibal) como el malvado Kaecilius.

Guardar

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on ““Dr. Strange” nos sumerge en las artes místicas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *