survival zombie
room escape

Crítica: Turbo Kid

Por Francisco J. Tejeda White. @Furanu

Título original: Turbo Kid

Estreno en España:  11 de diciembre de 2015

Duración: 89 min.

País: Canadá

Director: Anouk Whissell, François Simard, Yoann-Karl Whissell

Guión: Anouk Whissell, François Simard, Yoann-Karl Whissell

Música: Jean-Philippe Bernier, Jean-Nicolas Leupi, Le Matos

Fotografía: Jean-Philippe Bernier

Reparto principal: Munro Chambers, Laurence Leboeuf, Michael Ironside, Edwin Wright, Aaron Jeffery, Romano Orzari, Orphée Ladouceur, Steeve Léonard, Yves Corbeil, Evan Manoukian, Anouk Whissell, François Simard, Tyler Hall, Yoann-Karl Whissell

Producción: EMA Films, Timpson Films

Género: Ciencia Ficción, Gore

Web oficial: http://turbo-kid.com/

Sinopsis

Ambientada en el año post-apocalíptico de 1997 TURBO KID es un homenaje nostálgico retro-futurista a las películas de acción y aventura de los 80, sigue a un adolescente que va en una aventura para salvar a la chica de sus sueños.

Crítica

Distopía noventera con aires ochenteros.

Aquella fantasía que todos hemos tenido de muy pequeños, convertirnos en el héroe de las viñetas que leemos, se hace realidad para el protagonista de esta cinta. La diferencia es que esta no es una historia infantil ya que está ambientada en un mundo arrasado en el que pandillas de chatarreros y vagabundos luchan por controlar la poca agua que queda a lomos de sus bicicletas. Para que os hagáis una idea visual es como mezclar Mad Max con Verano Azul y Tron.

La moda es cíclica y lo que se lleva ahora son los ochenta. Este trabajo se suma a esta ola de arte visual y vintage que estamos disfrutando, como ocurrió ya con Kung Fury, desgranando una referencia tras otra hasta finalizar en un éxtasis sangriento. Aunque la calidad del CGI no es excelente como en la película que acabo de mencionar, la película goza de un vestuario oportuno y unos props creados con muy buen gusto. Parece haber realizado un estudio de mercado y haber expuesto aquello que busca exactamente el público al que va dirigido: sangre más humor más nostalgia. Fórmula perfecta para películas de serie B.

Una mezcolanza adorable acompañada de música retro y un guión algo desestructurado que hace pasar un melancólico y multidisciplinar rato. Hay algunos detalles que se quedan colgados o que parecen algo desatendidos, pero es justa merecedora de los premios que se la otorgaron en Sitges.

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica: Turbo Kid”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *