survival zombie
room escape

Crítica: Las ovejas no pierden el tren

Por Vicky Carras. @Vicky_Carras

Título original:  Las ovejas no pierden el tren.

Estreno en España: 30 de enero 2015

Duración: 103 min.

País: España

Director: Álvaro Fernández Armero.

Guión:  Álvaro Fernández Armero.

Música: Mikel Salas

Fotografía: David Azcano

Reparto principal: Inma Cuesta, Raúl Arévalo, Candela Peña, Irene Escolar, Alicia Rubio, Alberto San Juan, Kiti Manver, Álex Martínez, Jorge Bosch, Eva Marciel, Ruth Armas.

Producción:  Morena Films/ Televisión Española/ Canal + España.

Género: Comedia.

Web oficial:   http://es.eonefilms.com/films/las-ovejas-no-pierden-el-tren

Sinopsis 

Luisa (Inma Cuesta) y Alberto (Raúl Arévalo) se han visto abocados a irse a vivir al campo, pero la idílica vida rural enseguida empezará a mostrar su cara menos amable. A pesar de que la pareja no atraviesa por sus mejores momentos, Luisa está obsesionada con tener un segundo hijo, aunque el precio sea el sexo más apático imaginable. Quien ni se plantea pisar el campo es Juan (Alberto San Juan), el hermano de Alberto, quien con 45 años y periodista en horas bajas, sale con Natalia (Irene Escolar), una joven entusiasta de 25 años en la que ve una tabla de salvación, aunque no haya previsto las locuras propias de su edad. Por su parte la hermana de Luisa, Sara (Candela Peña), está acostumbrada a canalizar su ansiedad a través de los hombres, con quienes no acaba de encajar, hasta que aparece Paco (Jorge Bosch), un periodista deportivo que parece incluso dispuesto a llevarla al altar. O eso cree ella…

Crítica

De todo se sale, aunque estés amargado por no tener trabajo, aunque no encuentres a tu hombre ideal, aunque no sepas que camino coger y veas que estás perdido. Ese es el mensaje principal de “Las ovejas no pierden el tren”, un mensaje que muchos necesitamos escuchar en esta época que nos ha tocado vivir.

La trama central se centra el Luisa y Alberto que por culpa de la crisis han tenido que irse a vivir al campo, donde para Alberto todo es malo, cosa que poco a poco va quemando a Luisa y haciendo que desespere. La hermana de Luisa no encuentra el amor y se centra en buscar a la gente por internet e intentando hacer su vida. Y el hermano de Alberto, recién separado intenta rehacer su vida con una chica 20 años más joven que él.

Una película sobre la vida misma, muy actual y con muy buenos momentos, las risas en la sala se repitieron varias veces y todo hay que decirlo el papel de Candela Peña es estupendo, sí que es cierto que da un poco de pena, pero la actriz lo borda y hace que pasemos muchas risas a causa de sus distintas situaciones.

Con un mensaje muy positivo, con unos personajes muy bien definidos, Álvaro Fernández Armero nos divierte y a la vez nos enseña como es nuestra actualidad, llena de inseguridades, una sociedad en la que no tenemos tiempo ni para conocernos si no es por las redes sociales, una sociedad bastante triste que lucha por la felicidad.

No os perdáis “Las ovejas no pierden el tren” pues pasaréis un rato de risas con las situaciones tan reales que viven nuestros personajes y podréis reíros aunque sea durante la película, de la situación actual en la que vivimos.

Puntuación: 7/10 

Nivel frikismo: 1/10

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica: Las ovejas no pierden el tren”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *