Critica: La segunda temporada de Por 13 Razones, igual de dura, necesaria y al mismo tiempo prescindible

El pasado viernes la distribuidora Netflix, subió los tres episodios que suponen la segunda temporada de Por 13 razones, la serie que movió conciencias en todo el mundo el año pasado y que trataba temas tan polémicos como el bullying,  las drogas, la violación o el suicidio adolescente de manera extremadamente explícita. Una serie que si bien tuvo mucha polémica, ya que ciertos grupos tildaban algunas de las escenas como demasiado crudas y realistas para una serie con un público adolescentes, personalmente creo que debería ser de visionado obligatorio para todo aquel mayor de 12 años, eso sí acompañado de un adulto para explicar ciertas cosas que vemos. Pero esa primera temporada nos contaba las razones por las que su protagonista Hannah se suicidaba y la historia se cerraba, así que una segunda parte podría desvirtuar todo el trabajo realizado en la primera al convertirlo únicamente en un producto comercial mas.

Por eso los guionistas han decidido tratar tres temas nuevos en esta segunda temporada, por un lado la batalla judicial en la que se embarca la madre de Hannah y que hará ver aspectos de la joven que no conocíamos, por cierto aspectos que nos dejan claro que a parte del detonante principal de su suicidio nos indican sin ninguna duda que la muchacha tenía graves problemas mentales que nadie en su entorno consiguió ver y que el ambiente en el instituto no hizo mas que agravarlos llevándola al brutal desenlace. La segunda historia es las tramas de machismo, bullying y violaciones institucionalizadas dentro de ese instituto y mas concrétamente entre los deportistas con la vista gorda de la dirección del centro. Esta es sin duda la mejor historia que nos lleva a un apoteósico episodio final que se te queda marcado en la mente a fuego y que tendría que haber tenido muchísima mas importancia que la que han potenciado. La superación por parte del protagonista de la muerte de su amiga, que si bien era algo que esperábamos ver cuando se anuncio esta segunda temporada, una cosa nos queda muy clara, el hecho de introducir a una Hannah física en la misma empobrece el mensaje dejándonos con la sensación que es la única forma en la que han conseguido introducir al personaje que interpreta  Katherine Langford.

En definitiva, una segunda temporada con un planteamiento muy similar a la primera y con una intención muy clara de educar y mostrar al mundo lo difícil que puede ser, ser un adolescente en un instituto. Sin embargo nos queda ese regusto de “se la podían haber ahorrado” que no le hace ningún favor al producto final.

You may also like...