survival zombie

 

survival zombie

Crítica: Golpe de estado

Por Francisco J. Tejeda White. @Furanu

Título original: No Escape

Estreno en España:  9 de octubre de 2015

Duración: 101 min.

País: EE.UU.

Director: John Erick Dowdle

Guión: Drew Dowdle, John Erick Dowdle

Música: Marco Beltrami, Buck Sanders

Fotografía: Dana Gonzales, Léo Hinstin

Reparto principal: Pierce Brosnan, Owen Wilson, Lake Bell

Producción: Bold Films, Brothers Dowdle Productions, Living Films

Distribución: Entertainment One

Género: Thriller, Acción

Web oficial: http://es.eonefilms.com/films/golpe-de-estado

Sinopsis

Jack Dwyer (Owen Wilson), un hombre de negocios norteamericano, y su familia se ven atrapados en medio de un violento golpe de estado en un país del Sudeste Asiático que iba a ser su nuevo hogar. Mientras los rebeldes atacan sin piedad la capital, Jack y su familia desesperadamente tendrán que buscar la forma de sobrevivir y escapar de un infierno donde ser extranjero equivale a una sentencia de muerte.

 

Crítica

Adrenalina familiar pero no para todos los públicos.

Owen Wilson nos tiene acostumbrados a sus disparatadas comedias o a sus bobalicones chistes. Es por eso que nos choca verle en una película de acción con los carices dramáticos que tiene “Golpe de Estado”. A pesar de dejar claro que lo suyo es el humor, Wilson realiza un papel más que competente. Por otro lado, el que también nos tiene acostumbrados a una imagen bien distinta y nos pega una sorpresa es Pierce Brosnan. Abandona el eterno hombre apuesto para mostrar a un descarado pero simpatico vividor, o ¿no? Cosas de la trama, nada de destripar, o spoilers, para los modernos o angloparlantes.

Y parece que “No Escape”, como se titula originalmente “Golpe de estado”, es una película en la que los actores y el director han querido escaparse de sus encasillamientos, y ese es un buen truco que suele funcionar para que las películas vendan en sus primeras semanas. El director, John Erick Dowdle, también pega un cambio. Se sale del género de terror al de acción, tras haber trabajado en proyectos como el remake de “REC”, “Quarantine” en EE.UU., o en “La trampa del mal” por ejemplo. Realiza un inesperado uso de la cámara lenta y varía mucho el tipo de planos para no aburrir al espectador.

Finalmente la sensación que queda tras ver la película es como haber visto una mezcla entre la gran “Hotel Rwanda” y el videojuego de zombis “Dead Island”. No es tan conmovedora como el film de 2004 por supuesto, pero si muestra la situación que se vive, esa crudeza, ese desamparo que se sufre en países del tercer mundo en situaciones de guerra. El descontrol y la violencia que también hay en el videojuego es clavado. El furor de los golpistas persiguiendo a la gente deseosos de víctimas recordará a más de uno a las criaturas del videojuego.

Hablando de los golpistas. Los argumentos de estos para amotinarse parecen poco fundamentados, un poco pillados por los pelos. Ahí es donde está la falta más grave de la película, no es que esto esté poco explicado, es que se profundiza poco en ello, has de quedarte con que la familia está atrapada en un golpe de estado, sin más. Si antes os comentaba que algunos querían salir de su rutina con esta película, ahora debo deciros que en el sentido hollywoodiense han pecado tipicones. ¿La causa de esto? Los giros y el final resultan algo predecibles.

En resumen. Una película con un ritmo ágil, con más sangre de la que Owen Wilson haya visto en toda su filmografía y con un equipo fuera de sus clichés. A pesar de que tenga algunos tópicos merece la pena ser vista.

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica: Golpe de estado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *