survival zombie

survival zombie

survival zombie

Crítica: Deadpool

Por Francisco J. Tejeda White. @Furanu

Título original: Deadpool

Estreno en España: 19 de febrero de 2015

Duración: 106 min.

País: EE.UU.

Director: Tim Miller

Guión: Rhett Reese, Paul Wernick

Música: Junkie XL

Fotografía: Keng Seng

Reparto principal: Ryan Reynolds, Morena Baccarin, Gina Carano, T.J. Miller, Ed Skrein, Stephan Kapicic, Brianna Hildebrand, Karan Soni, Leslie Uggams, Jed Rees

Producción: Marvel Enterprises, Marvel Studios, 20th Century Fox

Distribución: 20th Century Fox

Género: Acción, Superhéroes, Comedia

Web oficial: http://www.foxmovies.com/movies/deadpool

Sinopsis

Basada en el antihéroe más carismático de los cómics de Marvel, DEADPOOL relata la historia de Wade Wilson, un antiguo operativo de las fuerzas especiales convertido en mercenario. Tras ser el sujeto de un experimento que le otorga el poder de la curación acelerada, adopta el alter ego de Deadpool. Armado con sus nuevas habilidades y un retorcido sentido del humor, Deadpool se propone dar caza al hombre que casi destruye su vida. 

Crítica 

El héroe que, física y satíricamente, no deja títere con cabeza. 

Deadpool viene con clasificación R (contenido fuerte) y no es para menos, pues se presenta ante el gran público uno de los superhéroes más violentos, canallas y políticamente incorrectos que podríamos encontrar en las viñetas. Humor negro y verde por doquier salpicado de rojo sangre.

La sucesión de chistes y de chascarrillos es interminable. El personaje se mofa de todos los protagonistas, se burla de Lobezno, del propio Ryan Reynolds, de la capacidad de la productora para fichar más mutantes, incluso de su propio personaje en “X-Men orígenes: Lobezno” … No se salva nadie. La sensación que te queda al finalizar el film es de haber visto una comedia, no una aventura comiquera. Próximo a lo que fue “Kick-Ass” o “Hancock”, pero más sangriento. Violencia, humor sarcástico y antihéroes, maleducadamente divertida.

Tim Miller se estrena como director y su nombre puede resultar desconocido, pero a muchos se les grabará su nombre si mencionamos que estuvo tras los efectos del exitoso videojuego “Mass Effect 2” o en proyectos como “Scott Pilgrim contra el mundo”. Ya era hora de que alguien hiciese una película “incorrecta” sobre Marvel. Ha realizado un trabajo alocado y provocador, aunque algo carente de alma. A pesar de ello la primera mitad de la película está muy bien hilada, mezclando una escena de acción con varios flashbacks, todo muy bien estructurado dentro de la locura que es Deadpool.

El que si repite, aunque por suerte de diferente modo, es Reynolds como Deadpool. Desde su timbre de voz hasta sus movimientos están acertados. No tendrá que temer malas críticas como las que le llovieron con otras películas basadas en historietas. Sin embargo, el resto del reparto realiza interpretaciones modestas pues están a merced de un texto que no les permite lucirse.

El argumento es el gran lastre de este largometraje. Posee una historia realmente básica y sus patrones se vienen utilizando desde que existe el cine de acción: origen del héroe, motivos para una venganza y salvar a la chica. La historia en el fondo no tiene miga, nos sirve esencialmente para introducir a Masacre (Deadpool) en el mundo cinematográfico de superhéroes. Si se hubiese utilizado el personaje de Copycat la trama habría ganado algo más de profundidad, pero se habría asemejado demasiado “X-Men orígenes: Lobezno”. Por otro lado, el villano interpretado por Ed Skrein (Ajax) es casi de traca. Sus superpoderes no son rival para ninguno de los tres mutantes protagonistas. Pero la mayoría de lo que se ha escrito sobre Masacre es así de sencillo, y puede divertirnos, pero también dejarnos insatisfechos si buscamos ampliar el universo marvelita. Eso sí, se respeta algo esencial en él y que de haberse eliminado habría sido como quitarle parte de su alma. Y es que el personaje rompe constantemente la cuarta pared. Es de los personajes de cómic que más utiliza este recurso y los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick han estado muy acertados al mantenerlo y en la manera en como lo han utilizado. Además, han incluido a personajes como la Ciega Al (Leslie Uggams), Dopinder (Keran Soni) o Comadreja (T.J. Miller) que hacen de nuestro nuevo héroe el superhéroe más mundano de todos, y eso también es un punto a favor de la película, pues la acerca a sus viñetas.

A pesar de haber dispuesto de un presupuesto más bajo que el que acostumbran a tener otras películas de este género, sus responsables pueden sacar pecho. Posee un personaje totalmente creado por CGI, el de Stefan Kapicic (Coloso), y ni él ni el resto de efectos especiales tienen nada que envidiar a las superproducciones. Si le sumamos una lista de canciones muy acertada para la banda sonora, tenemos como resultado un apartado técnico muy logrado.

Por último, dos momentos tradicionales y de obligado cumplimiento en toda película extraída de un producto Marvel. En un film que tiene bromas hasta en sus créditos de apertura y cierre, el cameo de Stan Lee es meramente anecdótico, de los peores que ha realizado. Y por supuesto hay escena post-créditos, pero no supone nada del otro mundo, viene a confirmar algo ya oficial.

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica: Deadpool”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *