survival zombie

 

survival zombie

room escape

Crítica: Churchill por Elena Oteo

A lo largo de la historia, el cine ha llevado en innumerables ocasiones la II Guerra Mundial en todos los aspectos posibles, pero no muchas han girado en torno a uno de los protagonistas políticos que lucharon dentro del bando aliado, Winston Churchill.

El director Jonathan Teplitzky y el guionista novel Alex von Tunzelm, centran la historia en el personaje del Primer Ministro en 1944, 96 horas antes del Día D. En el film se nos muestra a un Churchill muy preocupado y con dudas por el supuesto éxito de la Operación Overlord, liderada por el general americano Dwight D. Eisenhower.

Durante estas horas, los achaques del que fuera uno de los grandes generales de la I Guerra Mundial son más que evidentes y Teplitzky hace que el espectador sea consciente de ello gracias a primeros planos en cámara lenta (a veces innecesaria) y banda sonora de Lorne Balfe, donde se recrean icónicas instantáneas del líder británico, y comprobamos la lucha interna en la que se encuentra continuamente el personaje. Este trabajo es uno de los puntos fuertes del biopic, no así el desenlace de la trama, y me explico. El tono dramático se mantiene más o menos equilibrado a lo largo del film, todo ello orquestado por el estado de ánimo de Churchill, pero al final ese buen equilibrio se pierde dentro de un desenlace un poco descafeinado y un inacabable final.

Churchill está brillantemente interpretado por el veterano actor Brian Cox (La autopsia de Jane Doe), el cual muestra a un Churchill lacónico y preocupado, al cual le pesan los años y que es relegado a un segundo plano. Uno de los puntos fuertes de la interpretación de Cox es la impulsividad y el carácter comunicador (más hacia el pueblo inglés que con sus seres más cercanos), aunque a veces sí es cierto que se pasa de teatral.

Como la esposa del mandatario, Clementine, vemos a una reaparecida Miranda Richardson (Sleepy Hollow), que está completamente a la altura de la interpretación de su compañero y muestra a una primera dama afectada ante los vaivenes emocionales que en estos momentos está sufriendo su marido. Completan el reparto John  Slattery (Mad Men) como Eisenhower, Richard Durden (Ágora), como el General Jan Smuts y James Purefoy (Destino de caballero), que como no, interpreta al rey Jorge VI.

En definitiva, Churchill es un buen biopic centrado en un suceso primordial dentro de la historia mundial contemporánea desde un punto de vista diferente. No es una película bélica, sino que da un enfoque más bien contemplativo dentro de lo que fue la toma de decisiones táctica del Día D.

Deberías ver el film si:

  • Quieres conocer otro punto de vista de la II Guerra Mundial, pudiendo ser verdad (o no).
  • Una buena interpretación Shakespiriana de Brian Cox.
  • No te importa que te metan planos en cámara lenta por aquí y por allá.

You may also like...

0 thoughts on “Crítica: Churchill por Elena Oteo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *