survival zombie

survival zombie

Crítica Bright

Aún no se si me ha gustado Bright, la cinta de David Ayer con Will Smith y donde Netflix se ha gastado la friolera de 100 millones de dólares buscando su primer gran blockbuster. Y es que esta historia llena de humanos, elfos, orcos y demás criaturas fantásticos en un presente como el nuestro te deja ese regusto amargo de cuando ves un precioso pastel por fuera pero no te llega a convencer del todo al probarlo.

Netflix tiene un problema, o un acierto, y se denomina originalidad. Pocas plataformas o productoras (o ninguna mejor dicho) son capaces de poner una millonada en títulos arriesgados sin saber que va a a salir de ahí. Esto es de agradecer, ya que son los únicos que ofrecen algo original pero también hay más posibilidades de meter la pata.

En concreto, en esta historia de dos compañeros policías (un humano y un orco) con el trasfondo del racismo  y centrados en esconder una varita mágica de otras criaturas fantásticas, podemos encontrar en igual medida momentos de excelencia como de fracaso sonoro.

Will Smith and Joel Edgerton in the Netflix original film BRIGHT. Directed by David Ayer

En la zona positiva estamos ante un producto fresco, un universo sorprendente, con momentos intensos y originales. En la zona negativa, la historia está hecha por trozos, donde falta el pegamento que los une y que da la visión de producto inacabado y donde, además, faltan cosas que contar. Will Smith está muy lejos de ese actor que nos embaucaba hace diez años pero que ahora sólo es un fantasma de lo que fue.

Bright es un “lo que podría haber sido pero no fue”, con esto no queremos decir que no sea entretenida ni se deje ver pero también es verdad que las buenas intenciones se quedan solo en eso, y eso que es Navidad.

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica Bright”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *