Crítica a ‘Vengadores Endgame’: Fin de una época heroica, para el cine de máximo entretenimiento.

Algo más de una década después, con veintidós películas a cuestas, y una media de dos títulos por año, ya poco importa que fue antes, si el huevo o la gallina, lo que si es innegable, es que la todopoderosa Marvel se ha salido con la suya, y la prueba es que casi un mes antes de su estreno, con la venta anticipada, ha colgado para muchas sesiones el cartel de ‘no hay billetes’, superando holgadamente a ‘Infinity War’, y vaticinando lo que sin duda será, uno de esos taquillazos estratosféricos de los que se hablará en el futuro.

El dinero tampoco hace mejores obras cinematográficas, ni gastarlo, ni recaudarlo, pero hay que reconocer, que ese poder de atracción que este universo de héroes de papel que Marvel expone, se ha cimentado desde un envidiable equilibrio, que pese a los altibajos, ha instaurado su imaginario de fantasía, por encima de cualquier pieza de entretenimiento en este nuevo milenio. 

Gran parte del éxito, corresponde a sus realizadores, Los Hermanos Russo, currantes infatigables de un estilo ganador, que han depurado y moldeado pensando en una audiencia, a la cual han sabido anticiparse en gustos y preferencias, siguiendo el camino marcado por otros visionarios como Joss Whedon o James Gunn, de los cuales han recogido una serie de ideas, casi todas estéticas, que funcionaron en títulos anteriores, sin dejar de aportar ese característico tono de sobriedad y cercanía, que tan buenos resultados ha generado desde el estreno de aquel Soldado de Invierno. 

En contra, una duración desorbitada, de 180 minutos, que acusa ese efecto pompa de jabón en algunos de sus pasajes, tan deslumbrantes como vacíos de contenido, dejan una sensación muy clara, que se podía haber contado lo mismo en menos tiempo, por mucho que Los Russo hablen de catarsis, que algo de eso contiene, las desconexiones son igual de evidentes durante su metraje, y algunas incluso se acentúan con un sentido del humor algo payaso, que portan algunos de sus Vengadores de relleno.

Pese a lo dicho, ‘Endgame’ plantea un escenario tan deseado, que a pocos importará que arrastre esos defectos, su implicación en lo emocional, a través de un cuidado tono fúnebre, que intensifica el espectro dramático, y el uso del ritmo vertiginoso en los momentos claves, culmina un vistoso epílogo para sus héroes originales, en un fin de época que indudablemente, será recordado por su capacidad para generar entusiasmo. 

Para terminar, este punto y aparte supone el último huevo de oro para un cesto bendecido por el público, el único ente capaz de dar y quitar la gloria a cualquier producto fílmico, las tramas se cierran, y es bastante seguro que lo que vendrá luego, será peor en la comparación, porque todo lo que sube tiende a bajar, pero eso a Marvel le debe importar bien poco a estas alturas, eran muy pocos los que pensaban que se pudiera dar vida a su imaginario con tanta solvencia, y atraer a tantas estrellas del firmamento hollywoodiense para la causa. En ese aspecto, decir que no es tan buena, o que acusa algún defecto, son solo excusas para intentar distraer la atención de lo que verdaderamente importa, el estar ante un fenómeno cinematográfico que trasciende cualquier consideración, hasta alcanzar en más de una secuencia, ese codiciada etiqueta heroica. 



Etiquetas

You may also like...