survival zombie

survival zombie

survival zombie

Crítica a Sin Rodeos: La nueva comedia de Santiago Segura, un director sin filtro.

Justo recién comenzada la década de los 90 del siglo pasado, el maestro Woody Allen estrenaba ‘Alice’, una de sus películas menores, tocada aún por ese halo agridulce que por momentos, le había llevado a concretar grandes obras para su filmografía como ‘Hannah y sus Hermanas’ o ‘Delitos y Faltas’.

Aquella película, protagonizada aún por una Mia Farrow, que estaba solo a un paso de convertirse en un basilisco contra el menudo genio neoyorkino, cuenta la historia de una mujer infeliz, casada con un millonario que no le presta atención, quiere ser escritora y se siente atraída por otro hombre que ha conocido de pasada, pero por timidez y comodidad, no se atreve a cambiar de vida. Un día, un brujo de Chinatown, le facilita una serie de hierbas cuyos efectos van a cambiar radicalmente su percepción de la realidad.

Casi 30 años después, algo queda bastante claro, que Santiago Segura no es Woody Allen, ni tampoco lo pretende, es más, su primer trabajo como realizador lejos de la Saga Torrente, recurre a la cercana película chilena ‘Sin Filtro’, de 2016, un film que ya aporta una visión más moderna y desenfadada, de ese concepto que ‘Alice’ exponía con superior e incuestionable intención creativa.

Segura cae bien, es un tipo con instinto, lo suficiente para saber en todo momento lo que quiere, y darle la forma necesaria para que el público no salga decepcionado, esquiva con cierta habilidad las lagunas argumentales, y algunos defectos de forma, provocados en parte por esa obsesión sana que tiene por rodearse de un montón de amiguetes, que en muchos casos, no son ni tan siquiera actores, lo cual provoca cierta desconexión en el acabado final del producto.

La que si es actriz es Maribel Verdú, que vuelve a poner su talento al servicio de un vehículo ideal para su particular lucimiento, el cual conduce sin excesos, midiendo cada gesto, cada registro interpretativo, e incluso esquivando las piedras que muchos de sus compañeros de reparto le dejan en el camino, con honrosas excepciones, como es la aparición breve pero brillante, de ese otro animal de la escena llamado Candela Peña.

Finalmente, a Santiago Segura se le ha escapado la oportunidad de mostrarse algo más serio, con temas tan interesantes como la preocupante deshumanización que provocan las redes sociales en la actualidad, algo que, y volviendo a ese mencionado instinto del que hace gala, sabe resolver, al menos en lo que a contagiar cierto entusiasmo en el respetable se refiere, haciendo suya la bandera de ‘Dramas y Comedias’, la canción de Fangoria, que con la peculiar y reconocible voz de Alaska, declara así, sin rodeos, las intenciones de Segura por concluir con aquello de ‘No quiero más dramas en mi vida, solo comedias entretenidas’, un lema que en parte, justifica muchos de los excesos de un trabajo tan simpático como olvidable.

 

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica a Sin Rodeos: La nueva comedia de Santiago Segura, un director sin filtro.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *