Crítica a “Rumbos”

Rust2

Ficha Técnica

– Título Original: Rumbos

– Año: 2016

– Director: Manuela Moreno

– Guión: Manuela Moreno

– Fotografía: Unax Mendía

– Música: Mikel Salas

– Reparto: Carmen Machi, Ernesto Alterio, Pilar López de Ayala, Miki Esparbé, Nora Navas, Emilio Palacios, Karra Elejalde, Julia Otero

– Género: Drama/Comedia

– Fecha de estreno: 10 de junio de 2016

Sinópsis

La acción se desarrolla en tiempo real, en una gran ciudad, mientras se escucha de fondo el programa de radio de Julia Otero: adolescentes que van a lo loco, personajes con mochilas vitales mal cargadas y mujeres desencantadas completan un fresco urbano con el que al espectador le resultará fácil identificarse.

Crítica

Salirse del canon establecido a la hora de narrar una película es arriesgado y requiere una pericia no al alcance de cualquiera. Cuando nos topamos con tramas contadas desde un único y pequeño escenario tenemos el miedo a como nos podrá entretener durante al menos hora y media. No siempre se consigue, pero cuando se logra el resultado suele ser bastante enriquecedor. Esto es lo que consigue Manuela Moreno en su largometraje más personal hasta la fecha, ya que si el año pasado también nos divertía en el Festival de Cine de Málaga con aquel remake a la española de Resacón en Las Vegas (Como sobrevivir a una despedida) se trataba de un encargo y es ahora cuando realmente nos narra una historia propia. Por si fuera poco se atreve a narrar los acontecimientos de estas 6 parejas además de diferentes vehículos en tiempo real. Todo un ejercicio de cine, donde el guión se pone a prueba.

Un guión que firma la propia Manuela y que está encajado como un guante, dejando detalles por aquí y por allá para que al final casen todas las historias y confluyan en un mismo punto de manera magistral. Seguro que algún listillo se podría poner picajoso con la “obligación” de finalizar todo de manera unificada, a buen seguro le podrá sacar punta por aquí y por allá, pero lo cierto es que todo está muy bien llevado y los personajes tienen tal background llegados a ese punto que todo concuerda perfectamente. El mismo guión se sostiene a base de conversaciones, algo que a más de un espectador podría aburrir, pero está todo tan bien medido que la hora y media que te requiere la pasas con mucho agrado y mezclas entre sonrisas y alguna lagrimilla. No es menos cierto que si bien se busca la cotidianidad en los diálogos (siempre pensando que son situaciones amorosas muy extremas), algunos son bastante impropios de personas comunes, pero son ligeras concesiones que hay que hacer para que todo tenga sentido y hasta elegancia.

Pero todo este paquete tan bien envuelto no podría ser el magnífico regalo que consigue ser sin una terna de actores inspirados y que cumplen a la perfección bajo una dirección actoral de 10. Confesaban algunos de los protagonistas y la propia directora que no hubo espacio para la improvisación y que todo está plasmado siguiendo el guión al dedillo, pero se denota un trabajo directora/actor donde se saca el 101%. De esta manera recuperamos a la mejor Pilar López de Ayala que andaba bastante perdida y que en sus pocos minutos en pantalla deja una actuación soberbia haciendo funambulismo entre el drama y la comedia. No faltan la siempre cumplidora Carmen Machi, que con su acostumbrado buen humor consigue arrancarnos el alma con su desgarradora historia pasada; o el tierno Paco (Fernando Albizu) que nos recordará aquel primer amor al volante de su camión. Como no el gran Karra Elejalde que sale airoso en su afán por desmarcarse del papel cómico en que empezaba a encasillarse, aunque debo decir que uno siempre quiere más Karra en pantalla y Rumbos nos deja verlo muy poquito. El duo juvenil de Christopher López y Emilio Palacios tal vez son los que me cojean algo más, con esos dejes tan de chavales de ahora pero a los que el guión les “obliga” a tener por momentos conversaciones poco creíbles para unos chicos del “puta bida tete”.  Los enfermeros de la ambulancia encarnados por Ernesto Alterio y Rafa Odorrika son a su vez los que por momentos nos desconciertan más, puesto que su historia no parece llegar a ningún punto aunque terminarán siendo el hilo que cosa todos estos trozos. Mención aparte para Julia Otero, “la voz” de esa noche barcelonesa que por momentos será un personaje más dando cobijo a estos vehículos cargados de amores y desamores.

Rumbos se convierte en otra de las grandes sorpresas que está dejando este 19º Festival de Cine de Málaga, donde el nivel parece no decaer en ningún momento, y es una clara apuesta para los primeras semanas de junio en la cartelera. Una cinta que os hará enternecer, llorar y reir a partes iguales, y a buen seguro en alguna de sus historias encontraréis algún paralelismo en vuestra propia vida.

PD.: sólo un pequeño apunte le faltaría para ser perfecta, y es que sí Ismael Serrano hubiera compuesto una canción para el cierre habría quedado una obra maestra.

Etiquetas

You may also like...