survival zombie

survival zombie

Crítica a Moonlight, Azul Oscuro muy Brillante.

Con la sombra del reciente boicot afroamericano, a la anterior edición de los Premios de la Academia de Hollywood, aún planeando sobre el planeta cine, poco ha tardado la maquinaria de un sector de dicho Star System en ponerse a funcionar, capitaneados por figuras de máximo relumbrón, como es el caso de de Brad Pitt, responsable de la exitosa “12 Años De Esclavitud”, que apenas 3 años después, vuelve a enfundarse el traje de productor, para apoyar un film con marcado acento reivindicador.

Ambientada a finales de los 80 y principios de los 90 en Miami, la cinta narra, de forma generacional, el paso desde la infancia a la edad adulta de su protagonista, a través de tres actos muy bien diferenciados, que suma el mismo número de actores para su causa, en un esfuerzo expositivo muy bien enfocado, que apenas contempla altibajos en su proceso de edición.

En esa misma línea, el film puede presumir de estar rodado con gran precisión cromática, planos secuencia giratorios muy deslumbrantes a nivel técnico, lo que sirve para colocar en el mapa a su realizador, Barry Jenkins, un desconocido con escasa filmografía, vinculada más bien, y al menos hasta la fecha, al mundo del cortometraje.

Ocupado igualmente en labores como guionista, Jenkins dibuja un convincente fondo emocional, que combina el enfoque directo, con la sutileza de los gestos y las miradas, de unos personajes condenados a sufrir por un entorno hostil y degradado, que no acepta la diferencia, en un ejercicio autobiográfico, que adapta la historia de Tarell McCraney al universo del director, que al igual de Chiron, se crío en un barrio marginal de aquel Miami de finales del Siglo Pasado, profundamente castigado por el crack.

Pero si en algo destaca Moonlight, es sin duda por ser una película fabricada para el lucimiento de sus intérpretes, desde las tres edades de su protagonista, a los que dan vida con ternura y firmeza Alex Hibbert, Ashton Sanders y Trevante Rhodes, pasando por la sorpresa de Naomie Harris, muy alejada de sus habituales papeles cómodos, hasta Mahershala Ali, espectacular como traficante de medio pelo, e improvisada figura paternal de Chiron.

Finalmente, da la sensación que en un mundo perfecto, donde el arte fuera ley, el film podría hacer más por la causa negra en Norteamérica, que cualquier pancarta en una enfervorizada manifestación, la utilización de un lenguaje claro sobre el que exponer sus argumentos, en puntos tan delicados como la homosexualidad, mostrados aquí con emotiva naturalidad, elevan el tono de una obra a la que solo se le puede reprochar cierto tono aséptico, que bien podría desilusionar a todos aquellos que se acerquen a su metraje con un inadecuado estado de ánimo.

 

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica a Moonlight, Azul Oscuro muy Brillante.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *