Crítica a “Manchester Frente al Mar”, drama de calidad, para amantes del género.

Queda bastante claro, que los peregrinos ingleses tampoco tuvieron mucha imaginación, a la hora de ponerle nombre a los territorios conquistados en Norteamérica, como demuestra este Manchester al que hace referencia el título, localidad costera, cuyo modesto y sencillo universo parece girar al compás de su particular puerto deportivo.

Aprovechando el paisaje invernal helado de dicho entorno geográfico, el realizador Kenneth Lonergan construye, a partir de su propio guión original, un poderoso y desgarrador relato, que contempla la culpa como principal motor argumental, sin dejar demasiado espacio para la redención, lo cual es muy de agradecer, y acerca al film a poderosas cotas de realidad y compromiso cinéfilo.

El regreso de Lee Chandler a casa, para hacerse cargo de los problemas derivados, tras la muerte no tan repentina de su hermano, vuele a desenterrar los fantasmas de un pasado muy turbio, que aún amenazan la estabilidad de todo aquel que intente empatizar con una figura tan emocionalmente dañada.

Como punta de lanza del film, y dando vida a su protagonista, se encuentra Casey Affleck, en un papel escrito a su medida, que es ejecutado a la perfección por el actor, dotando de la máxima convicción esos dolorosos silencios y las miradas perdidas, en un esfuerzo verdaderamente digno de todo reconocimiento.

A un nivel igualmente notable, acompañan en pantalla al bueno de los hermanos Affleck, la actriz Michelle Williams, algo perdida tras su excelente secundario en “Brokeback Mountain” (2005), del que recupera en parte, las mejores sensaciones, y la sorpresa del joven Lucas Hedges, que interpreta uno de los vértices emocionales de la obra, con enorme convicción.

Finalmente, y con la seguridad de estar ante el que, posiblemente, sea el mejor drama de todos los fabricados en la temporada de premios, solo hay que avisar de un metraje algo extenso, y de cierta complicación inicial con los Flashback, insertados de manera poco acompasada, factores que tampoco deben empañar los logros de un trabajo sobrado de calidad, que de forma bastante segura, satisfará a todos aquellos que contemplan a este género, como el más honesto de todos los que componen el peculiar planeta cine.

 

Etiquetas

You may also like...