survival zombie

survival zombie

Crítica a Madre!, la última película de Darren Aronofsky.

Dice el norteamericano Darren Aronofsky, que con su última película ha lanzado una granada de mano sobre la cultura popular, casi 20 años después de su debut en el largometraje, el responsable de obras tan complejas y logradas como Requiem for a Dream o Cisne Negro, tiene las tablas suficientes para despertar un merecido interés con cada nuevo título, por mucho que su reclamo quede limitado a mínimo reducto cinéfilo.

Impulsado por su habitual imaginario visual, Aronofsky mantiene esa peculiar fe en el caos, que caracteriza los mejores momentos de su obra, para construir un relato extremo y muy complejo, sobre el que planea la figura del Roman Polanski de Repulsión, e incluso de La Semilla del Diablo, por ese carácter obsesivo, de máxima tensión, que configura el ritmo narrativo y un estilo de horror en primera persona muy reconocible.

Es justo ahí donde los planos cortos dominan la escena, y el film se vuelve incomodo y poco recomendable para los paladares más convencionales, algo que sirve al realizador como caldo de cultivo perfecto para perpetrar su particular jardín de los horrores, encerrado entre las cuatro paredes de una casa, un territorio perfecto sobre el que desarrollar un aliento enfermizo y prácticamente irrespirable, que además, contiene un poderoso mensaje sobre la falsedad de lo políticamente correcto, uno de los factores que bien puede estar generando esas indeseadas corrientes de intolerancia, y arruinando la realidad política y social, de un sistema que contemplamos como moribundo, de forma más nítida, desde hace ya algunos años.

De tan destacado ejercicio técnico, sobresale el trabajo de fotografía de Matthew Libatique, habitual de Aronofsky, erigido como perfecto complemento de estilo, apagado y difuso, perfecto para acompañar imágenes perturbadoras, procedentes de una caligrafía tan compleja y deformada, que casi parece un milagro, y todo un hallazgo del film, que encuentren acomodo y coherencia en el conjunto final de la obra.

Pese a lo dicho, y recordando que no es una película para cualquier público, es más que seguro que muchos despreciaran, o tan siquiera entenderán el mensaje que persigue el director, para ellos, quizá puede ayudar algo un reparto dominado por la excelente interpretación de Javier Bardem, implicado y convincente, bien acompañado de ese monstruo de la interpretación que es Ed Harris, y de una bien envejecida Michelle Pfeiffer, todos ellos escoltando a una esforzada Jennifer Lawrence, verdadera sufridora de una historia diseñada para no dejar a nadie indiferente.

Finalmente, el séptimo trabajo de Aronofsky tras la cámara no ofrece descanso, todo lo contrario, parece que fue Noé, aquel fallido, aunque nada despreciable relato bíblico, el que funcionó como sexto día o Shabat en su filmografía, seguramente por aquello de su origen hebreo, que sin abandonar ese discurso místico, propicia con Madre! el regreso de su mejor versión como realizador, pese a la presumible y mencionada corriente de contrariedad que acompañará su estreno, algo a lo que, por otra parte, debe estar más que acostumbrado tan genial y controvertido autor.

 

mother!
Left to right: Javier Bardem as Eli and Jennifer Lawrence as Grace

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica a Madre!, la última película de Darren Aronofsky.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *