survival zombie

survival zombie

Crítica a Los Archivos del Pentágono: La última película de Steven Spielberg.

“Si tuviera que decidir si debemos tener un gobierno sin periódicos, o periódicos sin gobierno, no dudaría en preferir lo segundo” (Thomas Jefferson)

El recorrido de la prensa en la historia del Séptimo Arte, ha dejado ejemplos de excelencia, en obras de la talla de Ciudadano Kane, del incomparable Orson Welles, perfecta candidata a mejor película jamás rodada, así como las diferentes versiones de Primera Plana, entre las que destaca la obra maestra que Billy Wilder estrenó bajo ese título a mediados de los 70, o la más reciente y triunfal Spotlight, heredera directa de Todos los Hombres del Presidente, de Alan J. Pakula, otro film setentero imbuido del mejor espíritu periodístico.

Bajo la misma bandera, y señalando que justamente, los protagonistas de la historia de Pakula, Bob Woodward y Carl Bernstein, eran trabajadores del Washington Post, Steven Spielberg retrocede a esos convulsos y recién nacidos años setenta, una época oscura para la libertad de expresión, para contarnos los antecedentes casi inmediatos del Caso Watergate, un instante en el que los redactores se convirtieron en héroes, y precipitaron la caída de los más poderosos, haciendo que la pluma fuera más fuerte que la espada.

Solo el tiempo dirá si la administración Trump de ahora, se puede comparar a la calamitosa gestión del gobierno de Richard Nixon de entonces, pero pocos podrán negar que el oportunismo del realizador es absolutamente lícito, en un momento en el que el oficio de periodista, e incluso el de cineasta, esta más bien sujeto al control de unos agentes no tan ocultos, que con poca o casi ninguna vergüenza, intentan manejar los hilos de la opinión pública provocando caos y desinformación.

Pero el verdadero tema a tratar, es la insultante autoridad de Spielberg tras la cámara, con casi 50 años como realizador a sus espaldas, el enfoque, la planificación de las escenas, su trato a los actores, así como su entusiasmo con el material, resultan ser todo un festín para el buen cinéfilo, que sin duda apreciará, con absoluta nitidez, el estar ante uno de los últimos clásicos vivos del cine americano.

Ayuda mucho contar con esa gran dama de la interpretación que es Meryl Streep, vulnerable, y absolutamente creíble en su caracterización de Katharine Meyer Graham, legendaria editora del Post, todo un ejemplo para el feminismo de ayer, hoy y siempre. La acompaña en la travesía, con un equilibrio envidiable, que igualmente emula a los mejores actores clásicos americanos, Tom Hanks, en la que supone su enésima colaboración con un realizador, al que evidentemente, y a estas alturas, une algo más que una simple relación profesional.

Del resto se ocupa la partitura de un John Williams eterno, siempre al servicio de Spielberg, punta de lanza de un equipo técnico habitual e implicado, de entre los que sobresale la fotografía de Janusz Kaminski, y el montaje de Michael Kahn, piezas casi indivisibles, del éxito habitual que suele acompañar a prácticamente todas las producciones del director.

Finalmente, cabe recomendar un trabajo inspirado, que crece a medida que va desmadejando sus poderosos argumentos, haciendo valer la necesidad de que estos Archivos del Pentágono vuelvan a salir a la luz, y reforzando la presencia vigilante de lo que se conoce como cuarto poder, aquel que, como bien se menciona en cierto pasaje del film, nunca debe estar al servicio de los gobernantes, sino que al contrario, debe mostrarse del lado de los gobernados, un razonamiento que convendría recordar a los políticos cada cierto tiempo.

 

NOR_D10_061217_0738.raf

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica a Los Archivos del Pentágono: La última película de Steven Spielberg.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *