supervivencia zombie
comprar camisetas frikis
survival zombie

Crítica a “La Chica Danesa”

 

Investido como solvente director de época, e incluso injustamente premiado por tales menesteres, el británico Tom Hooper mantiene su linea continuista, para acercarse a la cruzada de Einar y Gerda Wegener, un matrimonio de pintores daneses de principios del siglo pasado, cuya historia real ha superado el olvido del tiempo, hasta convertirse en todo un icono para el movimiento transexual.

Con una autoimpuesta obligación por afrontar el material con la sensibilidad requerida, Hooper vuelve a demostrar sus carencias como realizador, abrazando una estética y una puesta en escena muy contenidas, que precipita este tratado sobre el cambio a un nivel que seguramente, la mayoría no están dispuestos a aceptar o entender, y es justo en ese punto, donde el responsable de “El Discurso del Rey” se embarra hasta las cejas, intentando condensar con elegancia el tramo final de un argumento que se torna pueril y convencional, incluso emocionalmente lastimero, algo que acaba por difuminar muchos de los logros iniciales, representados básicamente en asumir algunos riesgos en el terreno de lo sexual.

Del reparto, Alicia Vikander, candidata a actriz del momento, resulta bastante más convincente que su marido en la ficción, un a veces brillante, otras desfasado Eddie Redmayne, aún disfrutando de su momento de pleno éxtasis como interprete, que incluye ciertos excesos que sin duda alguien debería corregir, aún reconociendo el enorme talento que le asiste, como palpable promesa del cine presente y venidero.

En la técnica, destaca la excelente composición de Alexander Desplat, bien acompañada por una ambientación muy cuidada, en la que destaca el vestuario y los exteriores de Copenhague, con la omnipresencia del famoso Puerto de Nyhavn, así como la aparición de un barrio cercano al Kastellet, con sus casas naranjas adosadas en hilera, que seguro harán las delicias de todos aquellos, que como un servidor, han visitado la capital danesa en alguna ocasión.

Finalmente, y reflexionando sobre la propia condición del melodrama como género cinematográfico, que siempre debe requerir de la misma cantidad equilibrada de sonrisas y lágrimas en su concepción, se puede concluir que aquí la balanza se ha declinado hacia un exceso de amaneramiento afectivo, provocado en parte por un guión inconsistente. Sobra romanticismo y falta emotividad, un recurso que no siempre aparece, por mucho que los sutiles acabados consigan transportarnos, con sobrada capacidad, al periodo social y cultural en el que se desarrolla tan peculiar relato.

image

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica a “La Chica Danesa””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *