supervivencia zombie
comprar camisetas frikis
survival zombie

Crítica a Ghost In The Shell: Un caro y estridente juguete visual, al servicio de Scarlett Johannson.

No me apetece indagar sobre que fue antes, si el huevo o la gallina, sumido entre las brumas del recuerdo, de Blade Runner a Matrix, pasando por el boom que supuso, a principios de los 90, la llegada desde el exótico País del Sol Naciente, de una serie de títulos anime, entre el que se encontraba la historia que nos ocupa, y que vinieron para refrescar el imaginario colectivo, al tiempo que confundían con su intrincado mensaje, más bien tendente al galimatías cerebral, que a un conjunto de argumentos verdaderamente convincentes.

En ese punto, este Ghost in the Shell de carne y hueso llega tarde, quizá era imposible hacerla antes, pero visto el resultado, que incluye bastantes secuencias excesivamente cargadas, e incluso horteras, en su estética general, cabe pensar que aún podrían haber esperado algunos años más para realizarla, al menos hasta que el Cyberpunk hubiera encontrado un mejor vehículo de expresión.

Por otra parte, la sensación de frialdad acompaña a su paso narrativo lento, que pese a caminar con cierta seguridad, no consigue abandonar esa imagen de producto ya visto, que tampoco sabe aprovechar el factor distópico para sumar a su causa un valor de mayor calado, entregado a la clásica historia de venganza, potenciada por el gusto visual de un artefacto tan efectista como estridente.

Resulta curioso, que en dicha orgía de factores, se encuentre un sentido homenaje al mítico Takeshi Kitano, aquí vestido de nuevo con el sobrenombre de Beat Takeshi, personaje con el que inició una más que fructífera carrera como realizador, y que suena a despedida por todo lo alto, en la que seguro, los más cinéfilos sabrán aislar como contenido extra digno de ser celebrado.

Centrados en el reparto, es imposible pasar por alto el esfuerzo de Scarlett Johansson, entrenada a tal efecto para lucir fisicamente impecable, y a la que quizá no se había visto tan guapa desde que interpretara su papel más convincente en Match Point, a las órdenes del maestro Woody Allen.

Finalmente, cabe recomendar el film a todo aquel que disfrute del cine como un espectáculo no demasiado complejo, la clave esta en hundir el brazo en ese descomunal cubo de palomitas rancias, y dejar la mente en casa, mientras el resto, los menos, seguimos sencillamente soñando con aquellas ovejas eléctricas.

Etiquetas

You may also like...

2 thoughts on “Crítica a Ghost In The Shell: Un caro y estridente juguete visual, al servicio de Scarlett Johannson.”

  1. Daniel dice:

    En una sola palabra… Te gustó o no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *