survival zombie
room escape

Crítica a “Elle”, el regreso de Paul Verhoeven

Si algo tienen claro los amantes del cine de los 80, es que Paul Verhoeven es una figura clave de tan gloriosa época, quizá no por el volumen de títulos facturados, que apenas suman cinco películas, pero si por aportar una visión extrema, que se quedó grabada a fuego en la retina de los aficionados a las mejores obras de entretenimiento.

La llegada de los 90, con su consecuente descenso de intensidad y libertad, hizo que Hollywood diera la espalda al realizador, que apenas pudo expresar, entre cintas más bien fallidas, hoy curiosamente consideradas de culto, ese excelso talento basado en la provocación, elemento siempre deseado, pero tristemente ignorado hoy por un universo fílmico demasiado tendente a girar, por lo general, alrededor de una órbita tan poco estimulante.

Precisamente, de estimular al respetable sabe mucho este malintencionado geniecillo holandés, sobre todo cuando nos encontramos con un impacto tan súbito como es el de una violación, nada más comenzar la cinta, factor sobre el que desarrollar una serie de obsesiones marca de la casa, que transitan desde la lujuria al crimen, o lo que es lo mismo, del sexo a la muerte, dos realidades tangibles e inherentes a muchos de los mejores autores de la historia del Séptimo Arte.

Basada en la novela de Philippe Djian, un prolífico autor francés, bandera que igualmente porta el film, las virtudes de “Elle” se hallan protegidas por una atmósfera tan elegante como malsana, sumida en una oscuridad de interiores muy destacada, en el que se maximizan un pequeño número de espacios cerrados, destinados a potenciar un espectro inquietante, que sobrevuela con enorme habilidad por el metraje, esquivando algunas desconexiones argumentales, que por suerte, son limadas con envidiables dosis de un humor negro, negrísimo, que sin duda, representa su mayor hallazgo.

En un plano superior, se encuentra el esfuerzo de Isabelle Huppert, una de las grandes damas de la escena francesa, que desde su gelidez, consigue incitar al Paul Verhoeven más contenido, en un ejemplo de complicidad entre el director y la actriz, que va incluso un paso mas allá en aquello que se suele decir sobre desnudar una interpretación, penetrando, nunca mejor dicho, en la psicología de un personaje sumamente complejo, que para nada, afronta los problemas de un modo convencional.

Finalmente, es bastante seguro que “Elle” va a generar controversia, sobre todo entre el público, que asistirá algo sorprendido a tan desconcertante enfoque, no así en la crítica, que ha apoyado de forma sorprendentemente unánime el film, algo que a Verhoeven, en palabras textuales, le hace desconfiar, deseando volver a firmar, cerca de alcanzar ya las ochenta primaveras, un nuevo trabajo para volver a ser odiado. No hace falta añadir mucho más, solo desear, porque figuras así deberían ser eternas, y son necesarias para el planeta cine, que se mantenga en forma por muchos años.

 

imageimageimage

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “Crítica a “Elle”, el regreso de Paul Verhoeven”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *