28 FANCINE: FESTIVAL DE CINE FANTÁSTICO UNIVERSIDAD DE MÁLAGA. VI JORNADA,’CÓMPRAME UN REVÓLVER’, ‘IN FABRIC’, ‘INUYASHIKI’ Y ‘BAD GENIUS’

19/11/2018

Enfilamos la recta final de esta 20 edición de Fancine, tras la resaca de un fin de semana que pronto será considerado como uno de los mejores de la historia del evento, no solo por la enorme afluencia de público, la calidad de las producciones escogidas animan sobremanera a seguir forzando la máquina, para no dejar escapar ninguna propuesta atractiva, abarcando el máximo numero posible de títulos.

Mañana (que para vosotros es hoy) los cortos, la etapa reina del Festival, todo un clásico convertido en tradición irrenunciable para un servidor, dividido en las habituales dos secciones de imagen real (Sala 1 Cine Albéniz 17:00) y animación (19:20), ambas a concurso, en la que esas pequeñas joyas del celuloide, volverán a tomar el control fílmico, avergonzando en muchos casos a sus hermanas mayores del largometraje.

Recordad que el engranaje de actividades paralelas no cesa, no dejéis de consultar todo lo que este Fancine ofrece, vosotros que quizá no dais tanta prioridad a las películas, encontraréis ofertas de lo más estimulantes en esos envidiables espacios recreativos.

Entre ellas, la más destacada se produjo ayer en El Salón de Actos del Rectorado, donde se entregaron los premios de la décima edición del Concurso de Cómics e Ilustraciones de Fancine, para mañana (que es hoy) martes, a las 20:00 se presenta en ese mismo espacio ‘Una Actriz Entre Dos Mundos’, una conferencia a cargo de la actriz Aimar G. Sato, en el marco del Aula de Cultura del Diario Sur, nuestro periódico malagueño más universal. ¡No os lo perdáis!.

<Más información en WWW.FANCINE.ORG y en redes sociales>

 

 

Sección Informativa:

‘CÓMPRAME UN REVÓLVER’

El cine mexicano dejo hace tiempo de ser un apestado, gracias en parte, a la gran influencia de sus mejores realizadores, que una vez han exportado tan contrastado talento a su vecino norteamericano, ha provocado un incuestionable crecimiento e interés de sus propuestas en los último años.

Con una clara vocación independiente, se presenta esta original distopía, ambientada en un México indeterminado, en el que los señores de la droga parecen haber acabado por dominar un territorio basto y polvoriento, aquejado de graves carencias en los aspectos más básicos.

La violencia de un país, que tiene ese concepto arraigado como un cáncer social incurable, es el motor de un trabajo rocoso y agresivo, que consigue crear verdadera tensión en los puntos más críticos de su metraje, pese a adolecer por momentos de un ritmo algo cansino y contemplativo.

Tras la cámara, el veterano Julio Hernández Cordón, que parece olvidar aquella premisa de no trabajar nunca con animales o con niños, justo a estos últimos, entrega el control de una historia que no muestra condescendencia, mostrándose firme e imaginativo, para resolver una serie de escenas con un talento visual bastante ingenioso.

Para terminar, destacar un par de planos cenitales verdaderamente sorprendentes, en concreto, el de la cabalgata nocturna de vehículos, podría ocupar sin problemas un espacio en la saga ‘Mad Max’, quizá un estilo que ‘Cómprame un Revólver’ debería haber reclutado con más intensidad para su causa, elevado su consideración de modesta a una etiqueta algo más entusiasta.

 

 

Largometrajes a Concurso:

‘IN FABRIC’

A finales de los años 60, y al abrigo de la Nouvelle Vague, la archiconocida corriente francesa, nació el nuevo cine social británico, conocido como Free Cinema, un espacio libre de experimentación fílmica, que dejo algún título interesante, a la par que mucha cantidad de subproductos infumables.

Dividida en dos parte muy pronunciadas, que se unen por la presencia de ese vestido rojo maldito, que condena la vida de todo aquel que se lo pone, el realizador Peter Strickland construye un extraño ejercicio de estilo, cosido con los retazos de un montón de influencias estéticas.

El marcado tono surrealista del que el film hace gala, aleja la posibilidad de crear un universo verdaderamente convincente, es así, que como crítica al consumismo, o a algún tipo de capitalismo feroz, es débil y poco inspirada, factores ambos sobre los que debería haberse mostrado más accesible.

El buen hacer de la actriz Marianne Jean-Baptiste, contempla los mejores momentos de tan extravagante comedia negra, que durante su primer tramo se muestra interesante e hipnótico, gracias también a un trabajo técnico adecuado, en el que destaca un buen trabajo de fotografía.

Finalmente, parte de ese hipnotismo algo inquietante funciona hasta que se aprecia, por el devenir de su fórmula narrativa, que será imposible obtener una satisfacción en sus conclusiones, tornando a ‘In Fabric’ en un producto experimental sumamente irritante, y absolutamente olvidable.

 

 

Largometrajes a Concurso:

‘INUYASHIKI’

El realizador Shinsuke Sato lo ha vuelto a hacer, tras la convincente ‘I Am A Hero’ (2015), continúa su recorrido por la senda del cine fantástico, para adaptar un famoso Manga de Hiroya Oku, que ya fue llevado a la pequeña pantalla nipona, en forma de anime, el año pasado.

Desconozco el nivel de fidelidad de Sato al material original, pero conociendo un poco el respeto que suelen profesar los japoneses a sus historias, es bastante probable que nos encontremos ante una traslación bastante fiel, que básicamente, y reducido al mínimo exponente, representa el clásico enfrentamiento entre el bien y el mal.

La vejez y sus consecuencias, representada en uno de sus protagonistas, que además da nombre al título del film, es uno de los aspectos narrativos que ‘Inuyashiki’ explota con una mirada sincera y nada complaciente, en un entorno de problemas domésticos veraces, que aportan el contrapunto dramático a la contundencia de sus escenas más espectaculares.

Justo en ese terreno, destaca el impecable trabajo de los efectos visuales, llenos de pura energía, uno de los indiscutibles hallazgos de este film de superhéroes de andar por casa, al que solo se le puede reprochar un innecesario exceso de duración.

Como punto fuerte, la cinta pone de relevancia una realidad preocupante a nivel planetario, la cada vez mayor dependencia social a los dichosos dispositivos electrónicos, conectados a una red global muy capaz, por la inconsciencia de la masa que la compone, de destruir las vidas de aquellos que se encuentren por desgracia, y aún siendo inocentes, situados en su punto de mira.

Finalmente, y con la seguridad de estar ante un producto que siempre sobresale por encima de cualquier comparación con el cine que fabrica su némesis occidental, aunque solo sea por el mero hecho de tomarse en serio los sentimientos de sus personajes, independientemente de que posean o no un poder ilimitado, y en eso, el cine asiático nos lleva años de ventaja.

 

 

Asia en las Venas:

BAD GENIUS

Al cine tailandés no debe resultarle sencillo, como a muchas de las cinematografías de sus países vecinos, alejar esa imagen turística de bellos paisajes, que muchos pueden tener en mente, justo antes de acercarse a una producción de bandera tan lejana y desconocida.

Seguramente por eso, el realizador Nattawut Poonpiriya, – evidentemente he tenido que buscar y copiar su nombre -ha intentado huir de cualquier guía de viajes, que pudiera alterar el potencial de esta, su segunda película tras la cámara, un trabajo sobre un grupo de alumnos que plantea una serie de estafas en el ámbito escolar, que pese a todo lo dicho, consigue atesorar, aún de forma involuntaria, y aunque solo sea por la diferencia de contraste entre nuestras culturas, ese aspecto exótico que suele acompañar a toda producción asiática que se precie.

La buena noticia es, por tanto, que ‘Bad Genius’ poco o nada tiene que ver con la estúpidas comedias adolescentes, casi todas con denominación de origen USA, que se suelen estrenar, básicamente, porque su realizador parece tener una respuesta continua a lo que cada momento necesita, modulando las dosis de ritmo y tensión para que su propuesta, de algo más de 120 minutos de duración, no resulte nunca aburrida o falta de interés.

Mención aparte merecen unos actores, todos con un nombre aún más impronunciable que el de su director, que suman su talento interpretativo a unos personajes sólidos, que incluso se permiten evolucionar de forma creíble, a medida que la historia desmadeja sus hilos en favor o en contra de sus intereses personales.

En los apartados técnicos, destaca un excelente trabajo de fotografía, que pese a estar limitado a espacios habitualmente cerrados, contribuye de manera indiscutible a potenciar, gracias a un tono luminoso y cristalino, el carácter dinámico del que el film hace gala.

Finalmente, ‘Bad Genius’ es de esos trabajos llamados a suplir la monotonía que provoca, en su mayoría, el encorsetado y comercial cine occidental, se muestra original y libre para expresar su concepto entusiasta, consigue además transmitirlo en gran medida, sin grandes aspavientos, y con elementos universales de comunicación como la música o el cálculo matemático aplicado. Con todo, el único reproche que se le puede hacer a este film Thai, es que no sabe ofrecer una conclusión a la altura de lo esperado, factor que en cualquier caso, no consigue empañar sus méritos académicos, merecedores de una calificación cercana a lo notable.

 

 

Etiquetas

You may also like...