survival zombie

 

survival zombie

room escape

27 Fancine: Festival de Cine Fantástico Universidad de Málaga. Segunda Jornada.

Día 3

10 de Noviembre de 2017

Llegamos al viernes, y se disparó la afluencia de público a las salas y actividades del Fancine, el buen tiempo y la actitud siempre positiva de los malagueños, son fundamentales para que esa arteria que es calle Alcazabilla, vibre con la masa humana que la sacude a diario.

La frenética actividad, que nos lleva a ver una media de cuatro películas al día, obliga a pasar casi de inmediato a los análisis de las mismas, recordando que este fin de semana se disparan los eventos en los diferentes puntos de acción del Festival.

Podéis consultar todo ello en la web oficial:

WWW.FANCINE.ORG

 

CICLO ASIA SOBRE RUEDAS

AKIRA

Fue a principios de la década de los 90 del siglo pasado, que una joven generación cinéfila, esa misma que hoy ronda los 40 años, recibía el impacto del anime de calidad en toda su expresión, con la forma de una de las publicaciones manga más aclamadas de la historia, adaptado a la gran pantalla por su propio autor, Katsuhiro Otomo, en 1988, en una diferencia de unos pocos años, que la hizo llegar a occidente con la vitola de éxito rotundo desde el país nipón.

Poco estábamos preparados, por aquel entonces, para conceptos como la energía pura, o para osos de peluche de varios metros, en una brecha cultural que el tiempo a conseguido aproximar, gracias en parte a la llegada paulatina del cine japonés a occidente, entre finales del siglo pasado y comienzos del nuevo milenio.

Un film que no esconde sus influencias, como ese aliento prestado de Blade Runner para el aspecto visual de Neo Tokio, pero que es muy capaz de generar su propio imaginario Ciberpunk, así como una serie de lineas argumentales y estéticas, muy capaces de influenciar, por si solas, a los diferentes universos de fantasía distópica que vendrían tras su estreno.

Pese a todo, y reconociendo que Akira ha envejecido adecuadamente, como el buen vino, hay que puntualizar que aún sigue resultando muy agotadora su parte final, con un exceso de destrucción y algunas conclusiones un tanto decepcionantes, que tampoco suman para tapar el torrente de virtudes, casi todas pertenecientes al plano visual, de las que hace gala la cinta.

Finalmente, queda recomendar a todos aquellos, que en su día despreciaron tan potente vehículo de animación, sobrado de talento y con un imaginario desbordante, que de una segunda o tercera oportunidad a un trabajo que, con el tiempo, consigue apuntalar ese mencionado e inestable puente cultural entre oriente y occidente, erigiéndose como un título fundamental en nuestro particular recorrido generacional.

 

LARGOMETRAJES A CONCURSO

MOM AND DAD

La omnipresencia del universo zombie en el cine moderno, acrecentado al mismo tiempo, por su éxito en televisión, ha llevado a los realizadores a buscar nuevas formas de infección, en un esfuerzo creativo que comienza a dar sus frutos en curiosas variantes de tan peculiar subgénero.

Partiendo de aquella premisa que en su día planteara Chicho Ibañez Serrador, en ¿Quién puede matar a un niño?, se aplica una cuestión similar, ¿Quién no ha deseado alguna vez matar a sus hijos?, idea que el director y guionista Brian Taylor, responsable de Crank: Veneno en la sangre, parece haberse tomado muy en serio.

Una madre abandona a su hijo pequeño dentro del coche en la vía del tren, lo que parece un monstruoso hecho aislado, pronto se revelará como un contagio masivo entre los padres, que persiguen una actitud homicida contra sus hijos.

Con un comienzo estético puramente Pulp, que ya funciona como declaración de intenciones, Taylor se centra en el núcleo que forma la típica familia americana, aparentemente feliz, convirtiendo la cinta en un asunto doméstico, con toda la carga de crítica a una sociedad hipócrita y pagada de si misma.

El uso de un humor negrísimo, y políticamente incorrecto, es la mejor baza de la que puede hacer gala Mom and Dad, que finalmente, se revela como una divertida pieza de Serie B, que entronca con habilidad con aquel cine de acción y terror, que se hacía en la no tan lejana década de los 90 del siglo pasado.

Del reparto, destaca lo bien encajado que resulta el histrionismo de Nicolas Cage a la hora de afrontar su personaje, muy mimado por el realizador, que puede permitirse el lujo de darle esa libertad en el exceso, sobre el que parece girar su carrera desde hace ya bastante tiempo. Le acompañan la siempre deseable Selma Blair, y la aparición estelar de un veterano Lance Henriksen, al que muchos recordaran como Bishop en Aliens, El Regreso.

Finalmente, cabe recomendar el film como un producto familiar que quizá, sirva a nuestros hijos como una severa advertencia de lo que les espera, si no se portan bien, y todo ello dejando claro que no estamos para nada ante un trabajo perfecto, se presenta inconcluso y no aporta ninguna información sobre los hechos, lo que no empaña su original planteamiento, que bien enfocado y por si solo, se las arregla para convertir la propuesta en caballo ganador.

 

SESIÓN INFORMATIVA

TRAPPED

El cine hindú comienza tímidamente a abrirse al mundo, poca es su necesidad, la mayoría de sus productos se fabrican para consumo propio, casi todo romances musicales dibujados para contener un incesante torrente de luz y color, que poco o nada tiene que ver con la realidad social de un país dominado por un sistema de castas, donde la desigualdad está a la orden del día.

El realizador Vikramaditya Motwane, (imposible escribir esto sin consultarlo) es un miembro destacado de ese grupo de revolucionarios, que pretende un cambio radical en la estructura formal del cine de su país, su primera película, Udaan, hablaba de uno de los problemas más graves de la sociedad India, el maltrato y abuso de menores, un tema extremadamente tabú para dicha cinematografía.

Un joven queda atrapado en su nuevo apartamento, un edificio despoblado en pleno corazón de Bombay, para colmo, su teléfono agota la batería, no tiene luz, agua, ni alimentos, y progresivamente, deberá buscar nuevas formas para la supervivencia.

Con Trapped, su tercera película Motwane se sube a un fino alambre, en un ejercicio de funambulista sumamente arriesgado, serán muchos los que desprecien, por ridículas, muchas de las decisiones que toma el film, que sin ser perfecto, plantea uno de los problemas más evidentes para ese ser desnaturalizado que se cría en las grandes urbes, la falta de preparación ante situaciones de tales características, con las que sin duda, muchos se sentirán bastante identificados.

En la parte interpretativa, imposible pasar por alto el trabajo de su protagonista, Rajkummar Rao, en lo que supone prácticamente un solo ante el peligro del que sale bastante airoso, especialmente, en esos momentos de máxima desesperación en los que le resulta imposible comunicarse con la gran multitud que transita frente a sus ojos, en la distancia, instantes en los que el film alcanza destellos de vibrante y solitaria poesía urbana.

Finalmente, la recomendación cae del lado de lo positivo, no estamos para nada ante una cinta memorable, su retrato sobre la supervivencia tampoco es original, pero está bien realizado, y se suma a la causa de que otro cine hindú es posible. Destinar dicho entusiasmo, energía y exotismo a mas películas de género, se antoja como necesario, sobre todo, en un universo cinematográfico cada vez más globalizado.

 

SESIÓN INFORMATIVA

COLD HELL

Özge conduce un taxi en Viena, es una musulmana no practicante que proviene de una familia desestructurada, lo que la ha llevado, como válvula de escape a la tensión acumulada, a entrenar como luchadora de kickboxing. Al volver a casa, tras una dura jornada, presencia el brutal asesinato de una prostituta en la ventana del edificio contiguo, en la que también se encuentra, envuelto en las sombras, el asesino, que desde ese instante comenzará a perseguirla.

El director Stefan Ruzowitzki, ganador en 2008 del Oscar de habla no inglesa por Los Falsificadores, retoma su carrera en su Austria natal, tras una breve aventura americana poco satisfactoria, para centrarse en un thriller oscuro, muy de género, sobre el que transitan ecos del mejor cine negro, con destellos de obras tan reconocibles como Taxi Driver, o La ventana Indiscreta, del maestro Alfred Hitchcock.

Un trabajo superior, de una dureza narrativa y expositiva muy convincentes, que en ningún caso descuida temas tan importantes, como la fractura social que presenta la masiva llegada de inmigrantes turcos a los países centroeuropeos, donde son verdaderamente tratados como ciudadanos de segunda categoría.

Sin abandonar nunca el hilo criminal que recorre el film, a Ruzowitzki le da tiempo a mostrar relaciones humanas promovidas por la incomunicación, uno de los grandes males de la sociedad actual, sobre el que consigue indagar, con mucho acierto, sobre los motivos personales que pueden haber llevado a tal situación, creando una serie de interacciones entre personajes muy creíbles, que como ocurre en la vida real, tardan en aproximar sus motivaciones hasta alcanzar un entendimiento.

El descubrimiento de Violeta Schurawlow, una actriz prácticamente novel, que recoge aquí todo el protagonismo del film, es otra de las bazas a tener en cuenta en Cold Hell, su trabajo como mujer golpeada que siempre tiene un puñetazo de contraataque, consuma uno de los mejores ejemplos de feminismo no pragmático o adoctrinador, que el cine moderno haya contemplado.

Un trabajo visceral, nocturno, de fotografía tenue, que se mueve entre unos suburbios donde quizá, y como sugiere el título, haya una parte helada de ese infierno urbano, que pueda quemar más que el propio fuego, y ante tal perspectiva, más vale estar preparado cuando el diablo sale a cazar almas torturadas.

 

Etiquetas

You may also like...

0 thoughts on “27 Fancine: Festival de Cine Fantástico Universidad de Málaga. Segunda Jornada.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *